El video del “gran fraude kirchnerista” en YPF que molesta a los Eskenazi

0

Acuciados por numerosas investigaciones judiciales, los Eskenazi, exdueños deYPF , demandaron a un pequeño accionista de la petrolera por daños morales. Ricardo Paz Herrera los había denunciado por irregularidades ante la Unidad de Información Financiera (UIF) y la Securities Exchange Commission (SEC) de Nueva York. En 2016 publicó en YouTube el video “YPF, El Gran Fraude K”, que se viralizó. Lo vieron 1.700.000 personas. Los Eskenazi exigen una reparación de $20 millones y que Paz Herrera baje el video de internet. ¿Creerán que golpeando al eslabón más débil frenarán las otras causas?

Enrique Eskenazi y su hijoSebastián parecían intocables. Desde hace una década enfrentan diversas denuncias por el vaciamiento de YPF. El juez federalAriel Lijo , a cargo de la causa, mantiene los expedientes bajo anestesia. Sin embargo, hace unos días las cosas se pusieron al rojo vivo en el juzgado del juez federalClaudio Bonadio , que investiga la causa de los cuadernos de las coimas. Víctor Manzanares, el arrepentido contador de Néstor yCristina Kirchner , habría declarado ante el juez que los Eskenazi eran el engranaje clave para esconder el dinero de las coimas.

“El banquero Sebastián Eskenazi, hijo del exaccionista de YPF y dueño del Banco de Santa Cruz, recibió el dinero negro que manejaba Daniel Muñoz , el secretario de Kirchner”, confesó Manzanares, de acuerdo con una crónica de Hernán Cappiello en la nacion. El contador estimó que “lo invertido” por la familia presidencial en la Argentina producto de la corrupción “fue alrededor de 130 o 150 millones de dólares”.

Los Eskenazi también son dueños de los bancos de San Juan, Santa Fe y Entre Ríos. Manzanares explicó que el Banco de Santa Cruz les otorgó intereses exorbitantes a los plazos fijos de los expresidentes, muy por encima de las tasas de mercado, para justificar el incremento exponencial en sus declaraciones juradas. De acuerdo con Paz Herrera y diversas fuentes, fue a través de este banco que Kirchner, como gobernador, habría hecho desaparecer más de US$1000 millones en regalías y dividendos petroleros de las arcas santacruceñas.

Desde 2008, cuando Kirchner llevó a cabo la “argentinización de YPF” para que Enrique Eskenazi, su amigo y probablemente socio, adquiriera el 25% de las acciones de la empresa sin poner un peso propio, muchos dirigentes de la oposición y expertos en petróleo denunciamos el acuerdo de vaciamiento firmado entre Repsol y el banquero.

Entre 2008 y 2011, Repsol y los Eskenazi se repartieron $24.193 millones (unos US$6000 millones) en dividendos, cuando las ganancias de la compañía fueron de $16.676 millones (US$4000 millones). Sin fondos para reinvertir y sobreendeudada, la producción de gas y petróleo de YPF colapsó, al tiempo que la Argentina perdió el estratégico autoabastecimiento. Entre 2010 y 2017, el país tuvo que importar la descomunal cifra de US$50.000 millones en energía, lo cual desequilibró las finanzas públicas y generó una crisis que aún persiste.

Si bien Elisa Carrió, Mario Cafiero y otros presentaron resonantes denuncias penales en el fuero federal y Carlos Pagni hizo un extenso programa de TV titulado “El triple crimen de YPF”, lo que más parece haber perturbado a los banqueros de los Kirchner fueron las investigaciones de este ignoto abogado de Tandil, defensor de extrabajadores de la petrolera.

En 2014, Paz Herrera compró 10 acciones de YPF clase D para asistir a las asambleas de accionistas e investigar las cuentas de la empresa. Presentó, sin éxito, denuncias ante la SEC y declaró en Washington ante la Oficina de Crímenes Financieros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. “Al ver que la gigantesca corrupción en torno a YPF durante la era kirchnerista estaba y aún sigue blindada judicialmente, decidí publicar toda la información en YouTube. ¿Qué más podía hacer?”, explica, con evidente frustración.

Paz Herrera sostiene que el gran fraude “consistió en vaciar, depredar y saquear YPF y las arcas del Estado por una suma que supera los US$46.000 millones, transfiriendo los activos de la petrolera a los Eskenazi y Repsol. Con la complicidad de Julio De Vido, Daniel Cameron y Roberto Baratta. Todos ellos bajo el mando de Néstor y Cristina Kirchner”. Lo nuevo que aporta este video, al final, son los números de cuentas bancarias en los Estados Unidos y Suiza donde se habrían girado los fondos.

Tras la estatización, Paz Herrera querelló penalmente a Miguel Galuccio, Axel Kicillof y el directorio de la petrolera por asociación ilícita, encubrimiento y administración fraudulenta. “Como CEO y director de YPF, respectivamente, en lugar de denunciar ante la Justicia los delitos que detectaron en el lapidario Informe Mosconi, hicieron aprobar actas exonerando de toda responsabilidad legal ?pasada o futura’ a Repsol, los Eskenazi y todos los directores y funcionarios de YPF entre 2008 y 2015. Una autoamnistía”, explica Paz Herrera.

Esto facilitó que en 2015 las empresas Petersen Energía y Petersen Inversora, creadas en España por la familia Eskenazi para adquirir YPF, se declararan en quiebra e iniciaran una demanda judicial en Nueva York contra la petrolera y el Estado argentino, que podría costarnos otros US$3000 millones o más. “Los Eskenazi dicen que ellos no tienen nada que ver con el fondo Burford Capital, que compró la quiebra e hizo el juicio, pero eso es mentira”, asegura Paz Herrera.

El gobierno argentino acaba de denunciar en España a los Eskenazi y Burford Capital por firmar un contrato aparentemente fraudulento para litigar contra el Estado nacional.

Mientras tanto, el abogado de Tandil aguarda la audiencia de conciliación con Sebastián Eskenazi y su hermano Matías, fijada para mediados de marzo. “Me pegan porque soy el eslabón más débil. Es un clásico”, se lamenta.

La autora es periodista y fue senadora nacional

Fuente: La Nación

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here