26 C
San Miguel de Tucumán
lunes, diciembre 6, 2021
InicioÚltimas“Por fin nuestra comunidad puede comenzar a estar en paz”

“Por fin nuestra comunidad puede comenzar a estar en paz”

Entre lágrimas, abrazos y aplausos, la comunidad originaria Chuschagasta le puso punto final a una de las etapas más dolorosas de su historia. El tribunal integrado por los doctores Wendy A. Kassar, Emilio Páez de la Torre y Gustavo A. S. Romagnoli, condenó a Darío Luis Amín a 22 años de prisión por el homicidio de Javier Chocobar y por homicidio en grado de tentativa en perjuicio de Andrés Joaquín Mamaní y Emilio Jaime Mamaní, y a los ex policías Luis Humberto Gómez y José Valdivieso a 18 y 10 años, respectivamente, como participes secundarios de esos hechos.

Fue una jornada histórica para todas las comunidades del Pueblo Diaguita. Adentro de la Sala, los Chuschagasta aguardaron en respetuoso silencio el dictado de la sentencia. Frente al edificio, integrantes de las comunidades de Tolombón, Amaicha, Quilmes, Indio Colalao, El Mollar, entre otras, explotaron en festejos tras conocer la sentencia condenatoria, un fallo que sintieron como propio.

Si bien no era la condena que esperaban, entienden que fue un paso importante hacia la reparación histórica en el reconocimiento de sus derechos ancestrales. A través de sus representantes, la comunidad había pedido perpetua para los 3 responsables de la muerte de Chocobar. No obstante, quedaron conformes con el fallo y festejaron que los asesinos del comunero se retiraran esposados de Tribunales.

“Sentimos que se cerró una etapa. Aquí se empieza a hacer un poco de sanidad colectiva por todos los años que venimos visibilizando y exigiendo justicia por Javier, y que culminó con una sentencia, que quizás no era la que esperábamos, pero entendemos que es un paso histórico en el reconocimiento al derecho nuestro a vivir en paz en nuestras tierras”, expresó Nancy Chocobar, sobrina del ex cacique, antes de fundirse en un abrazo con su primo Audolio.

Ese abrazo, tan fuerte como liberador, fue el descerrajo emocional de quien espera por casi un década para cerrar el capítulo más triste de su existencia. “Hemos transitado 58 días de mucho dolor, pero entendemos que comienza a haber una reparación identitaria, territorial y humana”, sostuvo. Y añadió: “Celebramos la prisión preventiva, que no es un hecho menor porque estos 3 asesinos nos han sometido a constantes amenazas y hoy sentimos un poco de alivio de que nuestra gente puede empezar a estar tranquilidad”.

El hijo del comunero, por su parte, remarcó que tenían la esperanza de que la condena sea más dura -habían pedido perpetua-. “Esperamos 9 años para eso y ahora vamos a seguir luchando por eso, porque se merecían que se pudran en la cárcel”. No obstante, tras el descargo inicial, Audolio se entregó a la emoción de una justicia reparadora: “estos asesinos de mi padre por fin están presos, por fin se hizo justicia. Ahora mi padre va a poder vivir en paz, y nosotros también”.

Los tres asesinos de Chocobar cumplirán prisión preventiva por 18 meses o hasta que quede firme la sentencia. Además, se les dictó la inhibición de bienes por la suma de $ 2,1 millones, para resarcir a la esposa del ex cacique y a los dos comuneros que también resultaron heridos ese día, por los daños y perjuicios ocasionados.

“Hasta aquí vivíamos con miedo y preocupación. Si bien no tengo alegría porque a mi padre no lo voy a tener más, ahora podemos vivir más en paz. Esto significa mucho para el resto de las comunidades que viven siempre con amenazas. Esto va a ser favorable para todos”, sentenció Chocobar. / Primera Fuente

Fotos: Primera Fuente

Populares