12 C
San Miguel de Tucumán
viernes, septiembre 17, 2021
Inicio Actualidad ORLANDO VERRI, "PAJARITO"

ORLANDO VERRI, “PAJARITO”

Este porteño nacido en Buenos Aires, en el barrio de Villa Urquiza, un 25 de Septiembre de 1923 fue un tenor melódico, pero no carente de garra, de delicado decir y agradable fraseo, arquetipo de las orquestas de los años 40 y 50.

“Terminé el primario en la escuela de Cullen y Triunvirato, todos los años se hizo costumbre que los días de fiesta en los actos escolares cantara, y el tema de moda era “Lamento Borincano” (la letra de este bolero narra las condiciones de pobreza de los campesinos de Puerto Rico), y era la preferida de todos, no seguí la secundaria, eran tiempos difíciles y había que arrimar algún peso a la casa y salí a trabajar”.

Cuando ocurrió la revolución de septiembre de 1930, estamos hablando de la época de Irigoyen, época famosa también por los trajes a rayas, su familia vivía cerca del Colegio Militar, en San Martín, y al ver la situación que la cosa venía mal, sus padres, con sus dos hijos se pegaron el raje, de vuelta al barrio natal.

“Pero yo fui a parar como una encomienda un poco más allá, al barrio de Constitución, a la casa de la hermana de mi papá que estaba casada con ese estupendo guitarrista que fue Miguel Correa y que junto con Vicente Spina, el autor del vals “Tu olvido”, acompañaban a las grandes figuras de la época de la canción popular, Rosita Quiroga, Corsini, Charlo… a éstos y otros también muy conocidos, los veía desfilar por la casa diariamente y me fui aprendiendo de memoria sus repertorios, yo calladito los escuchaba ensayar.

Un día de esos, de casualidad, su tío descubre que tenía un buen oído y lo hace cantar; ¡para qué! Su tío se entusiasmó tanto que ya habló de su presentación en un festival. Fue el 6 de agosto de 1931, él tenía ocho años, lo vistieron de guapo o lo que fuera, con chambergo, lengue (que es el pañuelo al cuello), pantalones largos.

Fue en el Teatro París que estaba en Suipacha entre Bartolomé Mitré y Cangallo (hoy Tte. Gral. Perón), cantó varios tangos, los primeros dos fueron “Mandria” y “Noche de reyes”. Fue un éxito, y a partir de allí tuvo el apoyo incondicional de toda su familia.

Su tía, la esposa de Correa, habló con sus padres para que lo enviaran a un profesor de canto, debían aprovechar su oído, en su propio barrio lo encontraron en su conservatorio- peluquería, era Cayetano Tomaselli, con él tuvieron sus lecciones dos muchachos amigos, compañeros de trabajo, resultaron ser Roberto Florio y Jorge Casal.

“Seguí con el canto, en 1937 tuve unas presentaciones en LS6 Radio Del Pueblo,
acompañado por tres guitarristas, luego me prendía en todas, festivales barriales y esas cosas, por fines de 1940 la orquesta del barrio dirigida por José Nozzi (que también hacía jazz y característica) me toma como su cantor, para entonces fue un orgullo, “El malevo” de Julio De Caro fue allí mi tema predilecto”.


Pasaron tres años, “me llegaba el servicio militar y actuaba en los bajos del Teatro Smart (hoy, Blanca Podestá) donde existía un boliche memorable, allí me escuchó Alberto Mastra, quien me bautizó “Pajarito” y me incorporó a un nuevo trío, de los tantos que formó, para actuar en radio. En realidad fue un cuarteto, pues estaban él en guitarra, a veces cantaba, Eduardo Márquez (que había cantado con Adolfo Pérez Pocholo y con sus cuñados los hermanos Sureda), en canto y guitarra, Beatriz Loana y yo”.

Actuamos en el Teatro Apolo, fue entonces cuando  Marsilio Robles , gran guitarrista le pasa el «santo» a Troilo que con Mastra hay un pibe que canta fenómeno, él estaba buscando reemplazar a Fiorentino, lo tenía sólo a Marino, aclaremos que su aporte bien pudo servirle a las orquesta de Fresedo, o de Miguel Caló o del mismo Aníbal Troilo.

«Fue todo rápido y yo estaba como loco, sólo tenía 20 años, ensayé en la casa de la mamá de Robles y así, hicimos mi repertorio, cuando todo estaba listo, Marino impuso a Floreal Ruiz que estaba con De Angelis, con los años, cada vez que me encontraba con Marino se disculpaba de haberme «serruchado» el piso, pero todo pasó”.

A fines del 44 se disuelve la orquesta de Miguél Caló, y estaban por un lado, Domingo
Federico, por el otro, Ariel Pedernera con su quinteto y Osmar Maderna por el suyo, quien forma su conjunto y realiza en el Café Marzotto un concurso de cantores, “Yo lo gané, llegué a la final con Hugo Soler, el último día canté “Pregonera” Radio El Mundo, grabaciones, espectáculos, giras, tuve como compañeros, primero a Luis
Tolosa y luego, a Pedro Dátila, pasó cinco años con Osmar Maderna, en esa etapa
paralelamente descubrió una faceta nueva, fue un buen vendedor, entro a trabajar en la firma de máquinas de escribir Olivetti.

Por tal motivo ya no pudo seguir el ritmo del trabajo nocturno, pero no quería dejar a un lado el artista, fue así que un amigo, el cantor Roberto Medina, autor de “Pucherito de gallina”, le propone como reemplazo suyo en la orquesta de Julio De Caro, con quien también grabó y trabajó dos años, y en esa época también cambió de empresa comercial, ya que en el nuevo rubro vendía para Siam-Di Tella, era el auto del momento, que fueron los caballitos de batalla como taxis.

Fallece Osmar, se forma la Orquesta Símbolo y largó con ellos hasta que la empresa lo envía por 30 días a Posadas, provincia de Misiones, como asesor de ventas, allí se quedó 30 años. Siguió cantando profesionalmente, también en el Paraguay, radio, televisión, en diversos locales, hizo programas radiales difundiendo tangos, también colaboró con instituciones que necesitan de sus servicios sin fines de lucro, trató de hacer algo por las asociaciones de jubilados, de no videntes y otras más, todo lo hacía, para despuntar el vicio, y con eso para él, ya estaba cumplida su meta o trayectoria.

Murió en Posadas, Misiones, un 16 de Mayo de 1999 en su residencia definitiva, en
compañía de su mujer y sus hijos, también en sus últimos años fue colaborador del diario El Territorio de esa provincia.

ING. Aldo Escobar

Populares