18 C
San Miguel de Tucumán
domingo, mayo 16, 2021
Inicio Actualidad NITO MORES

NITO MORES

Mariano Alberto Martínez tal su verdadero nombre dejó de existir a los 39 años el 1º de mayo de 1984, como consecuencia de un cáncer que no le dio tregua durante nueve meses.

Había nacido un 11 de agosto de 1944, ocurrido en la populosa barriada de Villa del Parque, fue hijo de Mariano Mores y de la actriz Myrna Mores, padre de Gabriel Mores (cantante y músico de gran jerarquía) y tío de la mediática conductora Mariana Fabbiani, hija, por otra parte, de su hermana Silvia Mores.

Su vocación por la música se hizo fuerte en oportunidad de comenzar los estudios de piano con la hija del maestro Athos Palma, continuándolos posteriormente con Castronovo, otro referente fundamental en estas lides, luego, en este ascenso progresivo de conocimientos, siguió su camino de aprendizaje; en esta oportunidad recibiendo lecciones de armonía y contrapunto con Juan Elhert,  y fue él realmente el que le enseñó a querer la música y no bajó los brazos, en absoluto, ya que después aprendió solfeo cantando con Mariacha Trinchero, su puntapié inicial como cantante se va a producir en el Teatro Avenida de la ciudad de Mendoza con el tango “El ciruja”.

Así dadas las cosas, Nito se empieza a relacionarse con diferentes personalidades del mundo tanguero y, por sobre todas las cosas, entabla relación profesional y de amistad con la pareja integrada por Violeta Rivas y Néstor Fabián y también lo hace con el emblemático conductor televisivo y radial Silvio Soldán, con quien desarrollará un vínculo de amistad muy potente por aquellos años.

https://youtu.be/xfEfW6fO4ZA

Nito se encontraba, en consecuencia, ante la posibilidad de afianzar una carrera que tenía dos ejes fundamentales, a saber: la televisión y la radio. Sin embargo, el teatro le ofrecerá, por otra parte, otros caminos y alternativas de singular fuste en su derrotero artístico.

El hijo de Mariano Mores, nos cuenta: «Mi padre no me quería cantor; tampoco deseaba que me dedicara a la música popular, hasta que un buen día comenzó a tomar con agrado mi vocación; en 1966 decidió incluirme en su orquesta para realizar giras por el interior cuando con él actuaban Susy Leiva y Hugo Marcel.”

Sus realizaciones preferidas fueron, a su juicio, las que había logrado con “Uno” y “La calesita”, su hermosa voz de barítono, afinada y matizada, luce con ejemplares calidades en su estupenda labor sobre el tango de su padre y León Benarós, “Oro y gris”, en 1967, registró su primer disco combinando un repertorio de tangos y temas melódicos con el acompañamiento, dirección y arreglos de Martín Darré.

Su primera presentación en la capital tuvo lugar en el Teatro El Nacional ese mismo año y en los dos siguientes, cantó en los programas difusores del género, de los canales 9 y 13 de televisión, desde entonces, recorrió, menos Brasil, todos los países de Iberoamérica, particularmente México, donde estuvo radicado durante un año y medio.



Registró para el disco numerosas versiones con los maestros Carlos García y Martín Darré, para los sellos Odeon y Microfón. A partir de 1967, oportunidad en que conocerá a Claudia, una muchacha adolescente, integrante del ciclo “Escala musical”, con la que va a contraer enlace tiempo después, de esta manera, Nito y Claudia van a llevar a cabo bellos proyectos familiares y a su vez, profesionales. 

Ambos formarán parte del denominado Clan Mores, en esta conformación de proyecto artístico donde Mariano se constituye en el máximo referente del conjunto, Nito y Claudia van a llevar a cabo, por un lado, actuaciones televisivas, radiales y teatrales y, por otro lado, importantes giras por Latinoamérica y por Estados Unidos. 

Otro paso valioso en el universo artístico, Nito y Claudia sumarán el cine a su foja de servicios musicales, en efecto, acompañados por Mariano y su agrupación van a interpretar a dúo “Adiós Pampa mía”, precisamente, en el filme “Sucedió en el fantástico Circo Tihany”, con la realización del experimentado Enrique Carreras.

En 1974 el clan volvió a Mar Del Plata, esta vez en la Carpa Celeste y Blanca, que convocaba a miles de espectadores, en 1978 realizaron una gira de ocho meses por América, incluyendo Estados Unidos.

En 1975 estuvo en el espectacular Auditorio del Templo Masónico Scottish Rite Auditorio de Los Ángeles, allí se presentó integrando el espectáculo musical de Mariano, su ballet junto a Alberto Locati y Claudia Mores. También trabajó en la obra teatral Esta Revista… También Mata! en el Teatro El Nacional, junto a su padre, Norma Pons y Mimí PonsJuan VerdaguerDringue Farías y Alfredo Barbieri.

Y así dadas las cosas, el universo afectivo de Nito va a tener novedades fundamentales a su carrera, cada vez, se afianza con mayor cantidad de logros, junto a Claudia, decididamente notables; sin embargo, su vida va a tener, lamentablemente, un camino contra reloj. 

Los datos estadísticos señalan que en 1982 Claudia y Nito van a llevar a cabo su última gira internacional; en tanto, en 1983, comienzan la temporada veraniega con un éxito arrollador en la ciudad de Mar del Plata, aunque la salud de Nito presentará un derrumbe que se acrecentará día tras día. Cantó por última vez el 4 de noviembre de 1983 en Michelangelo con apenas 3 temas por prescripción médica.

Nito nos dejó en el momento de mayor plenitud y esplendor de su carrera profesional, sin embargo, la huella de su camino sigue muy firme en el mundo de la música popular, una bella manera, en definitiva, de alumbrar a las actuales generaciones de intérpretes del mundo del tango y que no se olvida, precisamente, de todos sus ilustres antecesores.

En 1983, una implacable enfermedad lo postró casi un año hasta su muerte, el cáncer dejó en el camino su carrera de cantor, sus sueños de compositor, de difusor del tango entre los jóvenes y, puntualmente, una gira a Japón con su familia, así nos abandonó para siempre, este muchacho querido por todo el ambiente artístico.

Ing. Aldo O. Escobar

Populares