10 C
San Miguel de Tucumán
miércoles, mayo 12, 2021
Inicio Actualidad MARIANO MORES – “El mejor compositor de Tango del siglo XX”

MARIANO MORES – “El mejor compositor de Tango del siglo XX”

Segunda Parte 

Retomando el diálogo de ayer, decimos que en  las décadas del ’60 y ’70 fueron fructíferas para un Mores que alternaba las grabaciones de discos, giras internacionales con su orquesta y participaciones en el cine. Su Orquesta Lírica Popular y su Sexteto Rítmico lo llevaron a recorrer el mundo. .

Tras la joven muerte de su hijo Nito, en 1984, Mores se aferra aún más a su familia con sus proyectos musicales. Su hija Silvia, su nieto Gabriel, e incluso Mirna, quien cada tanto y desde siempre hacía fugaces apariciones en escena, compartieron conciertos junto al compositor.

“Quiero participar con la juventud, yo los necesito y ellos me necesitan. Así como fue ese Sentimiento Gaucho de Francisco Canaro, que lo hizo en tiempo de tango, quiero que la juventud de mi país mame estos ejemplos para ponerlos en su música, en el rock o en donde quieran, que no se pierda la esencia de lo que nuestros mayores dejaron”, le decía un Mariano Mores octogenario a Julio Marviz, en una entrevista televisiva.

Y la juventud le hizo caso. Fito Páez, Luis Alberto Spineta y Andrés Calamaro fueron de los tantos que acercaron las composiciones del maestro a una juventud que entiende de sentimientos profundos.

“Yo siempre primero hice la música, luego el autor que fuera debía ponerle los versos. La excepción fue Enrique Cadícamo, él me daba los versos y después trabajaba yo. Con Discépolo alguna vez fue al unísono. Me sentaba al piano, esperaba la inspiración y tocaba unas notas, Discépolo enseguida me decía una frase que caía justa”, contó Mariano Mores en una entrevista publicada en la revista “La Maga”, en mayo de 1993.

Varios de los integrantes de su familia se sumaron a sus espectáculos conformando un grupo familiar artístico conocido como la familia Mores, entre los que se han destacado su esposa Myrna Mores, su hermano Enrique Lucero, su hijo Nito Mores (fallecido en 1984), su hija Silvia Mores, su nuera Claudia Mores, sus nietos Gabriel MoresMariana Fabbiani y su sobrino Daniel Mores.

En 1990 dirigió la Orquesta Sinfónica Nacional en el Teatro Colón y el 1 de diciembre celebró sus Bodas de oro con la música ciudadana con su primer recital en el Luna Park. Mores había tocado en el Luna Park en los carnavales de la década de 1940 cuando era pianista de la orquesta de Canaro, pero desde que se independizó en 1948 nunca había vuelto al Luna Park. ​

En 1992 emprende una gira por Japón donde realiza 42 conciertos, siendo una de sus cantantes María José Mentana. ​ En 1994 realizó una presentación en vivo en el Teatro Ópera de Buenos Aires que daría lugar al lanzamiento ese mismo año del álbum Grandes éxitos en vivo Teatro Ópera (Leader Music). Entre los hechos destacados de ese recital se encuentra haber cantado a dúo su tango «Cristal», con la máxima cantante folklórica que dio el país, nuestra negra Mercedes Sosa.

En noviembre de 1996 Julio Iglesias, el cantante en español de mayor difusión discográfica en el mundo, lanzó su álbum Tango con los doce tangos más difundidos de la historia. Entre ellos incluyó dos tangos de Mores: «Uno» y «Adiós pampa mía».​ El álbum se colocó primero en las listas Billboard de álbumes latinos y fue nominado al Premio Grammy como mejor álbum latino, ​ ganando además el World Music Award de 1996. En abril de 1997 su hija Silvia volvió a reintegrarse al elenco artístico permanente de su padre. ​

El 24 de junio de 1997 el espectáculo de Mariano Mores fue el número central en la celebración del Centenario del Tango realizada en el Royal Festival Hall de Londres, organizado por la Latin American and Caribbean Cultural Society. ​ También en 1997 Luis Miguel incluyó el tango «Uno» en su álbum Romances

En 1998 la pareja rusa de danza sobre hielo ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Nagano, bailando el tango «Tanguera» de Mariano Mores, con coreografía diseñada por la bailarina y coreógrafa argentina Guillermina Quiroga y Roberto Reis. ​

En 1999 compuso la música del tema «Jugar con fuego», con letra del roquero Andrés Calamaro, que luego ejecutaron y cantaron a dúo para ser incluido en el histórico álbum doble Honestidad brutal, de este último. La canción fue recibida por los seguidores de Calamaro «como si fuera un éxito pop o rock».​

El 14 de octubre de 2000 celebró sus 70 años con la música con un recital en Obras titulado 70 años de tango, que presentó en varias ciudades argentinas y del exterior.

Ese mismo año, con motivo de la finalización del siglo XX, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires organizó una encuesta popular denominada Tango, los mejores del Siglo XX, en la que Mariano Mores resultó elegido como «Mejor compositor de tango del siglo» y su tema «Taquito militar» resultó elegido como «mejor milonga del siglo».​

En 2001 la película Moulin Rouge! dirigida por Baz Luhrmann incluyó una escena que se volvió emblemática llamada «El tango de Roxanne» que fusiona la música de las canciones «Roxanne» de Sting y «Tanguera» de Mariano Mores, aunque en los créditos de la película equivocan el nombre del tango y lo llaman «Le tango du Moulin Rouge».​

En 2003 realiza dos conciertos en el Teatro Gran Rex (Una vida con el tango), uno de los más grandes de Buenos Aires con más de 3.200 butacas, convirtiéndose en el único tanguero capaz de alcanzar ese número de presentaciones. ​

En 2005 y 2006 participó del histórico proyecto Café de los maestros de dos monstruos Miguel Kohan y Gustavo Santaolalla para grabar y filmar a los grandes maestros de la música popular. El proyecto registró a los y las célebres artistas en la intimidad y los ensayos, finalizando con un recital en el Teatro Colón realizado el 24 de agosto de 2006,​ y produjo el álbum Café de los Maestros Vol. 1 y 2 (2005) producido por Gustavo Santaolalla y en el que registró las regrabaciones de «Uno», «Tanguera» y «Taquito militar» y la película documental Café de los maestros (2008) dirigido por Miguel Kohan.

El 9 de septiembre de 2005 por primera vez actuó toda la familia en el Teatro Ópera de Buenos Aires. Myrna cantó «Cuartito azul» y su nieto Gabriel cantó a dos voces con su padre fallecido, a través de un video. ​

En 2007 se presentó en el Teatro El Nacional con el espectáculo El maestro del tango. ​

En 5 y 6 de julio de 2008, al cumplir 90 años, realizó dos recitales en el Luna Park llamados 90 años no es nada. ​ El show puso en escena más de cincuenta artistas, una orquesta de cuarenta músicos, un ballet y figuras invitadas. Actuaron su hija Silvia, su nieto Gabriel y Hernán Cortez. 

Además utilizó videos históricos para recorrer su pasado artístico, a su hijo Nito y para tocar junto a Gardel, uno de sus sueños. ​ El momento culminante fue cuando su nieto Gabriel Mores estrenó el bellísimo vals «Más allá de la vida», un tema que compuso utilizando como estribillo una melodía que tocaba su padre Nito Mores, cuando era pequeño y que él reconstruyó de memoria 20 años después. 

Ese mismo año lanzó un álbum doble titulado 90 años y más…, con 44 grabaciones inéditas, entre ellas de temas propios nunca estrenados como «Al gran pueblo argentino salud». Ha sido considerado como el mejor álbum de Mariano Mores. ​

En 2009 la Orquesta Filarmónica de Berlín con dirección de Daniel Barenboim incluye en su repertorio «El firulete», con arreglos de José Carli. ​

En 2010 la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina le entregó el Premio Cóndor de Plata a la trayectoria, la máxima distinción para el cine en la República Argentina.

En 2011/2012 comienza su gira de despedida. El 21 de febrero de 2012, tres días después de cumplir 94 años, Mariano Mores traspasó simbólicamente su batuta a su nieto, Gabriel Mores, en el recital de despedida realizado en el teatro Auditórium Mar del Plata, una de las ciudades preferidas del autor de «Frente al mar».​ La crónica del diario La Capital de Mar del Plata dice: “Emocionado, siempre sonriente, el gran Mariano Mores le entregó anoche, en la sala Astor Piazzolla del teatro Auditorium, la batuta de su orquesta a su nieto Gabriel Mores, hijo del recordado Nito. 

La despedida fue al finalizar el espectáculo de tango que brindó el maestro, un clásico de todos los veranos en Mar del Plata y que ya había mostrado en otras ciudades de la provincia de Buenos Aires, dentro de una exitosa gira… A sus 94 años recién cumplidos, Mariano Mores cerró así su etapa musical, en la que se desempeñó como pianista, compositor y director de orquesta. 

Su carrera estuvo siempre signada por el cariño del público y el respeto de sus colegas, que supieron rescatar de él la vigencia que sostuvo a lo largo de más de seis décadas”.  

Pese a la despedida formal, el domingo 10 de febrero de 2013 volvió a dirigir, cerrando la IV Fiesta Nacional del Tango en Junín, al frente de su orquesta. ​

El 15 de marzo de 2014 murió su esposa Myrna. Mariano publicó el siguiente mensaje de despedida: Para el amor de toda mi vida, siempre estarás en mi memoria. Tu esposo Mariano

Como verán su historial es muy largo pero me quiero detener para hacer hincapié en algunos de los tantos temas compuestos por el gran maestro Mariano, un poco es como para entender la letra, la razón o el porqué, para los tangueros por supuesto esto es en forma breve, comencemos por ejemplo con  el tema “Cuartito azul” que ya adelantamos algo, fue una pieza instrumental a la que Mario Battistella le puso letra.

Justamente inspirada en lo que Mores le había contado. El estreno fue en 1939, en la voz de Ignacio Corsini. También vale aclarar que, así como hay situaciones en los versos que están contextualizadas (“Ya no abriré tu puerta y tu balcón”, dice y en las fotografías del cuartito de la calle Terrada se pueden ver un pequeño balcón y una escalera), carga con el dramatismo existencial del tango. Con la sensación de no aferrarse a un recuerdo, aunque, a la vez, lo evoca.

La música, en cambio, si bien tuvo éxito en su época pero no trascendió como otros grandes títulos de Mores, fue para Mariano una especie de piedra fundacional. Más de una vez dijo que ser un compositor distinto a los demás se lo debía a la composición de “Cuartito azul”, porque con ella intentaba un perfil romántico y “afrancesado”, con menos “carga dramática”.

Ahora veamos otro gran éxito «Tanguera» es un tema instrumental en estilo de tango sinfónico compuesto por el maestro Mores en 1955. Fue grabado por primera vez el 21 de julio de 1955 en RCA por la Orquesta Francini-Pontier. ​ Mariano Mores lo grabó en Odeon el 30 de abril de 1957 y lo incluyó en su álbum Mariano Mores Volumen No. 3 (Odeon LDN 864) de 1958. ​ El tema ha sido versionado en gran cantidad de oportunidades, aparte es un tango que muchas academias lo utilizaron para realizar sus exhibiciones, es todo un placer bailarlo.

Mirtha Legrand y Mariano Mores en “La Doctora Quiere Tangos” película dirigida por Alberto de Zavalía.

Otro clásico, “Taquito militar” es un tema instrumental en estilo de milonga compuesto por el maestro Mores. Fue lanzada como disco simple (78 RPM) en 1952, primer disco grabado por Mariano Mores con orquesta propia. El tema formó parte de la banda de sonido de La voz de mi ciudad, película de 1953 dirigida por Tulio Demicheli en la que Mariano Mores representó el papel protagónico.

Fue estrenada en 1952 durante el gobierno del Presidente Juan D. Perón, generando una fuerte controversia política y cultural entre visiones diferentes de los conceptos de música “culta” y música “popular”, así como sobre los vínculos entre ambas “culturas”.

Es uno de los “cien tangos fundamentales” incluidos en el libro del mismo nombre de Oscar del Priore e Irene Amuchástegui. ​ Por votación popular realizada en el año 2000 el tema fue elegido como “Mejor Milonga del Siglo”.​

El título “taquito militar” tiene relación con el tipo de calzado característico del varón bailarín de tango. El zapato de tango deriva de la bota militar de media caña, que fue recortada y usada popularmente como calzado de calle. Los milongueros y compadritos encontraron que el zapato con taquito militar era muy cómodo para bailar, porque quedaban naturalmente empinados, pudiendo así girar fácilmente y taconear al compás.

Mariano Mores, al describir el tema, dice que los cuatro golpes que caracterizan la melodía inicial, corresponden a los golpes que los varones daban antiguamente con los tacos de sus zapatos al salir a bailar. ​

La versión original es la que Mariano Mores realizó en la película La voz de mi ciudad. ​ En esta versión el personaje que interpreta Mores improvisa el tema junto a otros estudiantes del conservatorio en que estudia a partir de una melodía que él ya tenía en mente. 

La situación tiene algo de biográfica, en el sentido de que se trata de un tema que nació de una improvisación. El tema está interpretado con piano, bandoneón, clarinete, tres violines, percusión y arpa, una orquestación muy inusual en el tango de aquella época.

Entre las muchas versiones que Mariano Mores realizó de su milonga se encuentra la que realizó con una gran orquesta a los 88 años en el Teatro Colón el 24 de agosto de 2006, durante el espectáculo final de la grabación del álbum Café de los maestros y la película del mismo nombre. En 2012, durante los conciertos realizados en la gira de despedida que realizó en oportunidad de su 94 cumpleaños, combinó la milonga con “Tico, tico no fubá“, tradicional tema brasileño de Zequinha de Abreu.

Y por último hago énfasis en Gricel, este famoso tango fue compuesto por José María Contursi en colaboración de Mores en el año 1942. La letra refiere al amor del letrista, llamado Susana Gricel Viganó​, si bien Contursi estuvo casado con Alina Zárate con quien tuvo cuatro hijos; conoció a Viganó, cuya juventud y hermosura lo enamoraron. ​

A pesar de ello vuelve a su matrimonio dejando atrás este romance, aunque el dolor y remordimiento por este abandono lo siguieron toda su vida. Luego de años, José María enviuda y Susana es abandonada por su esposo y gracias a la ayuda de Ciriaco Ortiz en el año 1962 pueden reencontrarse. El amor se mantiene y se prolonga en el casamiento por iglesia en el año 1967 (él era viudo y ella era casada pero solo por casamiento civil). Vivieron juntos hasta el fin de sus días, pero sigamos su letra, que poema más hermoso de amor, que estuvo dormido por más de veinte años.

“No debí pensar jamás en lograr tu corazón y sin embargo te busqué hasta que un día te encontré y con mis besos te aturdí sin importarme que eras buena.

Tu ilusión fue de cristal, se rompió cuando partí pues nunca, nunca más volví ¡Qué amarga fue tu pena!

No te olvides de mí, de tu Gricel, me dijiste al besar el Cristo aquel y hoy que vivo enloquecido porque no te olvidé ni te acuerdas de mí ¡Gricel! ¡Gricel!

Me faltó después tu voz y el calor de tu mirar y como un loco te busqué pero ya nunca te encontré y en otros besos me aturdí ¡Mi vida toda fue un engaño!

¿Qué será, Gricel, de mí?

Se cumplió la ley de Dios porque sus culpas ya pagó quien te hizo tanto daño”.

Toda una pinturita, donde triunfó el amor, esto justifica muchas veces cuando la percanta al bailar cierra sus ojos, y se deja llevar, porque en realidad todas son Gricel, la versión de la Orquesta de FranciniPontier es muy similar, pero algo más candombeada. Tiene algunos arreglos propios, menos presencia del piano y fuerte presencia de los violines y los bandoneones, sin la variación de timbres y los diálogos que le aportan el clarinete y el arpa a la versión de Mores. 

Y es probable que en muchas de sus sociedades con grandes letristas (José María Contursi, Enrique Santos Discépolo) haya quedado equilibrado el dramatismo de los textos con el romanticismo de la música. ¿Acaso será “Gricel” la síntesis perfecta de ese equilibrio?La figura de Mariano Mores no pasó inadvertida en la escena del tango. Su estilo estridente como pianista y su idea de trasladar al terreno porteño la imagen del music hall le deparó muchos detractores dentro del ambiente. Y esa misma razón explicaba su popularidad, seguramente será un grande entre los grandes y con la música que nos dejó vivirá eternamente, en el corazón de los tangueros

Mores falleció un 13 de Abril de 2016, a los 98 años de edad, fue velado en el Teatro Colón, donde desfilaron figuras del espectáculo y la política; entre ellos, los ex presidente Fernando de la Rúa, Mauricio Macri, y sus restos fueron trasladado al Cementerio de Olivos

Ing. Aldo Escobar

Populares