22 C
San Miguel de Tucumán
domingo, enero 17, 2021
Inicio Actualidad Maradona y un gol que solo podría pintar Miguel Angel

Maradona y un gol que solo podría pintar Miguel Angel

El gol a los ingleses en el Mundial del ’86, el “barrilete cósmico”, fue la máxima expresión de un genio que tuvo repercusión en la literatura

Pedro Mairal hablaba de Maradona en El equilibrio (Ed. Garrincha): en el gol a los ingleses, decía, Diego transmite una suerte de espíritu tribal. Con la pelota en el pie zurdo, solo le faltaba una lanza en la mano derecha para convertirse en un cazador al ataque. Me gusta esa imagen.

Siempre me pregunté en qué medida Diego se había convertido en el mejor jugador del mundo gracias al relato de Víctor Hugo Morales —y en qué medida Víctor Hugo se había convertido en el gran relator gracias al gol de Maradona—. Diego es puro relato porque el fútbol es puro relato: Diego va a ser eternamente el genio del fútbol mundial que arranca por la derecha, lo marcan dos, pisa la pelota y deja el tercero y va a tocar para Burruchaga, siempre Maradona, ¡genio! ¡genio! ¡genio! En 1986, Fútbol de Primera ponía el gol antes de ir al corte y en cada programa le ponían un tango distinto: la jugada era una coreografía perfecta, pero se notaba que faltaba la fuerza de las palabras.

Por eso, es tan valioso que alguien —y, en especial, un poeta— reconfigure la jugada más icónica del fútbol mundial. Es una forma de demostrar que toda obra de arte —nadie dude que Maradona hizo arte ese 22 de junio de 1986— tiene la potencia de ser interpretada una y mil veces.

Maradona, el artista

Alessandro Baricco —o Roberto Saviano, uno de los dos— alguna vez habló en la RAI de la relación que había entre el gol de Maradona y el relato de Víctor Hugo. Ese día tuvo una falla perdonable: dijo que Diego hacía las cosas a tal velocidad que Víctor Hugo no podía seguirle el ritmo y, entonces, en los últimos metros empezó a decir ta-ta-ta-ta-tá. Todos sabemos que esa era su muletilla antes de que entrara la pelota. Baricco o Saviano no tenían por qué saberlo. Pero no deja de ser una hermosa forma de entender quién es Maradona: un italiano hablando del relato de un uruguayo que cuenta el gol de un argentino a un arquero inglés.

Recuerdo exactamente dónde estaba cuando Diego hizo aquel gol: habíamos ido a la casa de mis abuelos y toda la familia estaba en el dormitorio, donde estaba la tele grande —un armatoste Philco de 20 pulgadas—. Veíamos el partido con la tele en silencio y la radio al máximo puesta en Continental. Recuerdo —o tal vez imagino— la tensión de esos siete u ocho segundos de la corrida; tal vez, incluso, haya sido menos tiempo. Recuerdo que todos se pusieron a saltar, pero que yo no grité el gol. Sí había gritado el primero, el de la Mano de Dios, pero ese no lo grité. Papá me abrazo y me dijo: “¿Qué te pasa, boludo? ¿Por qué llorás?”. Yo no sabía qué contestar, creo que le dije que me había doblado el tobillo o algo así.

Cuando después pude escuchar el relato completo de Víctor Hugo, supe que él también se había se puesto a llorar: “Gracias Dios por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas”. Hoy entiendo que los dos —y los otros miles que conforman esta historia— lloramos porque habíamos sido vivido la epifanía transformadora de una obra de arte.

Maradona, el dios

Dicen que cuando Miguel Ángel terminó el David, enloquecido, le tiró un punzón y le quebró un dedo: “¡Vive!”, le gritaba, “¡Vive!”. Sebastian Knight, el protagonista de un libro hermoso de Vladimir Nabokov, termina una novela y se tira al piso. Se quedó tanto tiempo quieto que el hermano, cuando lo encuentra, cree que ha muerto. Pero el otro sin levantarse le explica que, después de crear un universo, necesitaba el descanso divino.

Diego no tuvo tiempo de maravillarse. Terminó la obra de arte efímero más hermosa jamás lograda —algunos diremos que el caño de Román a Yepes se le acerca mucho— y, después de los abrazos, tuvo que pararse en la mitad de la cancha y seguir concentrado para ganar el partido.

De la vida tumultuosa, de la droga, la política y los escándalos no me interesa hablar. Sólo quiero recordar ese día y, en particular, ese gol. Hasta ese entonces yo era hincha de Boca —había festejado, claro, la noche que Diego puso a gatear al Pato Fillol—, pero en ese momento Maradona me hizo amar al fútbol. Por eso, su muerte me conmueve tanto. Diego hizo ese gol y, como cualquier artista, me hizo. Por eso, siento este vacío y necesito tanto el abrazo y la pregunta de mi viejo. “¿Qué te pasa, boludo? ¿Por qué llorás?”. Hoy claro que sabría qué contestarle.

Fuente: Infobae

Populares

Argentina: registraron 160 fallecidos y 8.704 casos positivos durante este lunes

El Ministerio de Salud informó este lunes que en las últimas 24 horas se registraron 160 muertes y 8.704 nuevos contagios de coronavirus en...

Logran rescatar a una mujer que se había perdido en el cerro Pabellón

Salió a las 18 de la casa que había alquilado y se desorientó. La encontraron hoy por la mañana en buen estado...

Masterchef Celebrity: ¿Quiénes son y qué rol cumplen los llamados productores gastronómicos?

Cocina, diversión, emoción y competencia son algunos de los condimientos que convirtieron a Masterchef Celebrity en el programa más visto del 2020, y este...

El gobernador Manzur es uno de los políticos argentinos con peor imagen

Un estudio realizado por las consultoras D’Alessio Irol y Berensztein colocó al gobernador tucumano Juan Manzur en una incómoda posición, como uno de los...