16 C
San Miguel de Tucumán
domingo, abril 11, 2021
Inicio Actualidad Elba Berón, “Una Gran Voz Con Sentimiento Tanguero”

Elba Berón, “Una Gran Voz Con Sentimiento Tanguero”

Nació en la ciudad de Zárate, al norte de la provincia de Buenos Aires, un 31 de Diciembre de 1930, fue hija del cantor, compositor y guitarrista criollo Adolfo Manuel Berón, y de Antonia Iglesias, fue una cancionista argentina de tango, que perteneció a una familia de destacados artistas populares, fue una notable cantante que con su afinada voz, estilo temperamental y su destacado fraseo, dejó recordadas interpretaciones.

Cuando Elba tenía pocos años de edad, se veía venir su lado artístico, junto a sus hermanos mayores Manuel AdolfoJosé y Raúl que habían aprendido a cantar y tocar la guitarra con su padre ejecutaban música folclórica, con la que se destacaron en radios de la ciudad de Buenos Aires. 

Desde la más tierna infancia, Elba y su hermana menor Rosita también aprendieron con su padre a tocar la guitarra y cantar temas folclóricos. Todos los días, en su hogar se realizaban tertulias con artistas zarateños, por lo que la música era parte de la vida familiar. 

En 1943, a los 12 años de edad, Elba debutó en el programa de radio La Matinée de Juan Manuel, como cancionista de temas criollos, acompañándose con su guitarra.

Con los innovadores aires del gobierno de Juan Domingo Perón, entre 1945 y 1955, los músicos argentinos eran estimulados por la nueva Ley de Difusión, que establecía que el 50% de la música que se difundía en las radios, o se interpretaba en las «confiterías» (lugares de baile de la clase media) y en espectáculos bailables, debía ser música nacional. Además la ley exigía la participación de números en vivo en los intervalos de las funciones cinematográficas. ​

En 1946, a los 15 años, Elba Berón formó un dúo con su hermana Rosita (de 13), y repitieron lo que diez años antes habían logrado sus hermanos mayores José y Raúl: debutaron en Radio Belgrano, donde interpretaban canciones criollas, milongas y valses. Elba tenía un timbre vocal muy semejante al de sus hermanos Raúl y José. ​

Su hermana Rosita aportaba al dúo la voz más aguda. Actuaron en los más importantes espectáculos radiales en vivo y registraron muchas grabaciones. Trabajaron juntas durante diez años ​Las Hermanas Berón fueron las figuras estelares en las confiterías La Querencia, Goyescas, Mi Refugio y en las radios Belgrano, El Mundo y Radio Provincia de Buenos Aires. ​

El dúo se disolvió en 1956 ya que Rosita se casó con Roberto Resquín, un reconocido futbolista del Club San Lorenzo de Almagro que fue contratado en Colombia, por lo que el matrimonio pasó a residir en ese país, por lo que Elba continuó su carrera como solista y definida hacia el tango.

A inicios de los sesenta, Elba participa en la comedia “Caramelos surtidos”, en la cual interpreta lo que se convertiría en un clásico suyo, el tango “Y a mí qué”, compuesto por Aníbal Troilo, con letra de Cátulo Castillo, destacándose de inmediato. Desde ese momento, y como consecuencia del retiro de Ángel Cárdenas de la orquesta de Pichuco, éste la adopta como vocalista permanente, siendo la primera mujer con esta condición en toda la historia de esta orquesta. En los casi tres años que estuvo con Troilo, compartió la calidad de vocalista de la orquesta nada menos que con el Polaco Goyeneche, con quien dejó a dúo una notable versión de “Coplas”, el tango compuesto por Pichuco, con letra de Alberto Laureano Martínez.

En febrero de 1961, al finalizar la temporada teatral, Troilo la incorporó a su orquesta, junto con el cantor Roberto Polaco Goyeneche, para suplantar al cantor Ángel Cárdenas (que había sido reemplazado brevemente por Jorge Casal). Fue la primera mujer que participó como cancionista estable de una orquesta de la magnitud de Aníbal Troilo. Se presentaban regularmente en radio El Mundo. ​

Cuando Ángel Cárdenas resuelve dejar la orquesta de Aníbal Troilo con el fin de marcharse a Nueva York para actuar con Piazzolla y el Mono Villegas en el Waldorf Astoria, a Pichuco le quedan pocas alternativas. Ya había sufrido la sangría de Edmundo Rivero, y ahora que le había agarrado la mano a la orquesta, se iba Cárdenas ….

Era un cantor de temas criollos que Troilo modeló tangamente, y Cárdenas, de repente, como para arrimarle alguna solución al maestro y mientras le explicaba que se le vencía su residencia norteamericana y no quería perderla, le tiró un nombre al voleo, para reemplazarlo y era femenino, nada menos.

Nunca una mujer había cantado con Troilo, pero Cárdenas que conocía bien el paño porque había cantado con ella en cónclaves fraternos de peñas folklóricas y en teñidas bohemias noctámbulas donde se cantaba, tocaba y empinaba el codo, soltó las dos palabras mágicas: Elba Berón.

   Pero… ¿también canta tangos…?, inquirió desconfiado del Gordo. 
Y Cardenitas como le llamaba Pichuco completó el apunte:

Tiene gola y sentimiento tanguero, creo que sería una pegada…

Cárdenas armó el encuentro en un boliche y de madrugada, con wiskys y charletas, Elba canturreó acompañada por el fueye de Troilo. Su genio de folklórica la destiló con canciones criollas, sobre todo milongas pampeanas que al Gordo le encantaban  y cuando arrancaron para el lado del tango, la mina sacó su bagayo sentimental en Callejera, Malena, Pa’lo que te va a durar o De mi barrio. En algunos pasajes acompañada por la media voz del Gordo que no le erraba a una nota ni con algunas copas de más.

Elba Berón entra en la historia grande porque es la voz número trece de la orquesta de Aníbal Troilo, sucediendo a cantores enormes. Elba Berón, en la ganzúa de su gola de noche y faso, encanutaba además una herencia inmejorable para enclavarse en el corazón porteño: una familia de cantores y músicos cuya estirpe venía signada por el padre, Manuel Berón, cantor, compositor y guitarrista. Eran de la patria familiar de Zárate de donde saldrían tangueros como Homero Expósito o Armando Pontier.

Berón trabajó con Pichuco durante casi 3 años, hasta el 30 de noviembre de 1963, dejando impresos en el sello RCA Victor los temas «¡Y a mí qué!», su éxito en Caramelos surtidos, grabado en enero de 1962, «Desencuentro», tango de Pichuco Troilo y Cátulo Castillo, «Cachirliando», milonga compuesta por su padre Manuel Berón y por Enrique Uzal y «Coplas» de Aníbal Pichuco Troilo y Alberto Martínez, en memorable dueto con el Polaco Goyeneche. ​

A Elba se la recuerdo con sus ojos enormes, su temperamento de cuerda grave, el color de soprano dramática, su voz sin enigmas, suburbial y rural, haciendo con Pichuco el tema que crearon para ella el Gordo y Cátulo Castillo: Y a mí qué, donde bate la justa de su raje lunfa: 

Si el mundo revirao, golpeandoté, / te tira pa’ un costao de la pared; / si igual es una mosca que un ciprés, / de que cantés la tosca o que garpés. / Si al fuego de la fragua todo fue / y el jugo de paragua hoy es café. / Servime de testigo, está con fe, / gritá, gritá conmigo, viejo: ¡a mí, qué!

En aquellos años de la vida en orsay, del tiempo loco, Elba Berón curtió su cuore de griseta junto al gran fueye, ganándose el afecto de la muchachada que aceptó unas polleras en la gran orquesta de los cantores como se la conoció a la formación de Pichuco. Y aunque interpretó unos veinte temas con Troilo, sólo grabó cuatro.

Tiempo después, Troilo suspendió sus actuaciones y, cuando regresó a la actividad, ya Elba había contraído otros compromisos y fue reemplazada por Roberto Rufino. La cantante siguió su carrera como solista hasta 1977, año en que se volvió a unir artísticamente con su hermana Rosita y se hacen propietarias de un local, La Casa de las Hermanas Berón, que inauguran en el barrio de San Telmo. El director musical del espectáculo, era el pianista, arreglador y compositor, Paquito Berón, hijo de Elba. La cantante siguió su carrera como solista durante 13 años más. 

En los años setenta, Elba Berón cantó en varias oportunidades en el Canal 13 de Buenos Aires, en uno de los más importantes programas , pionero en larga duración de 7 horas, de la historia de la televisión argentina, Sábados Circulares, conducido por uno de los grandes que  realizaba programas musicales en vivo como el Sr Nicolás Pipo Mancera (1929-2011). Era acompañada por el grupo musical dirigido por su hijo, el joven pianista, compositor y arreglador de tango Paquito Berón. ​

De su etapa posterior a Troilo, es destacable su “Tangos reos”, acompañada por el Cuarteto “A puro tango”, dirigido por Miguel Nijensohn, grabado en el año 1974, y en el cual encontramos los siguientes temas: “Pipistrela”; “Mama yo quiero un novio”; “Niño bien”; “Qué mufa, che”; “Garufa”; “Chorra”; “Medias Blancas”; “Qué querés con ese loro”; “Qué vachaché”; “Haragán”.

Al iniciarse la década del 80, es convocada a sumarse al elenco de “Tango Argentino”, musical estrenado en 1983 en París con un éxito enorme, éxito que se repitió en su presentación en Broadway dos años después. Recordemos que la inmensa repercusión internacional de “Tango Argentino” provocó el resurgimiento del tango en todos los niveles.

En los años ochenta, Elba, Rosita y Paquito abrieron otra tanguería en Mar de Plata, donde actuaron durante varios veranos. ​

Sus interpretaciones más recordadas son sus tangos con la orquesta de Troilo De mi barrio, el grotesco ¡Y a mí qué!; el trágico «Desencuentro», el romántico «Coplas», el arrabalero «Un embroyo».​

Como una maldición familiar nos dejó pronto, igual que sus hermanos. Una aparentemente inocente afonía escondía un cáncer pulmonar que en un par de meses la devoró de atrás, hasta el riñón. El 4 de marzo de 1994, en Mar del Plata donde estaba actuando, se las tomó definitivamente, envuelta en un chaparrón de lágrimas. El femenino compadraje de Elba Berón, cofrade de la Bozán y de la Tita, permanece incólume  en la guitarreadas del alba, en el eco de la caja de cartón corrugado de Pichuco y en el venero de sus tangos y milongas tauras.

Esta personalísima intérprete falleció joven, a los 64 años, pero siempre estará presente con su cantar, su decir, sus bromas, porque fue un símbolo del tango arrabalero y burlón de aquella época  de Buenos Aires que tanto añoramos.

Ventana del Norte

Ing. Aldo O. Escobar

Populares