El FMI prevé más inflación y menos crecimiento, y pide una reforma fiscal integral

0
Werner y Cardarelli, encargados de la revisión de las cuentas argentinas LA NACIÓN

Para el Fondo, la actividad caerá 1,3% este año y crecerá 1,1% en 2020; estima un alza de precios de 40% para diciembre; el organismo reclamó eliminar los gravámenes “distorsivos”

El Fondo Monetario Internacional ( FMI ) revisó a la baja el PBI proyectado para la Argentina en este año y en 2020, a pesar de que ratificó su pronóstico de que habrá una paulatina recuperación económica con una merma gradual de la inflación (a 40%).

Además, alertó por la inestabilidad que podrían sufrir los mercados y el dólar durante el proceso electoral y cuestionó el sistema impositivo, para el cual reclamó una reforma integral que elimine gravámenes “distorsivos”, como las retenciones a las exportaciones y los impuestos al cheque y al trabajo.

El organismo publicó ayer el staff report de la cuarta auditoría sobre las cuentas argentinas, que fue aprobada por el directorio el viernes pasado y que derivó en un nuevo giro de 5400 millones de dólares, el penúltimo del año. A mediados de septiembre llegará un último refuerzo por el mismo monto.Ads by scrollerads.com

En el informe, el equipo liderado por el economista italiano Roberto Cardarelli anunció que el crecimiento proyectado para este año fue revisado a la baja en solo una décima (de -1,2% al actual -1,3%).

Este fenómeno se dará como consecuencia del “débil crecimiento de la demanda interna y de las importaciones en el primer trimestre”, y por la mala performance de Brasil. En el equipo argentino esperan una caída de la actividad de 0,8%.

Pese a que la recuperación del campo y, gradualmente, del poder de compra de los salarios “apoyarán un crecimiento secuencial desde el segundo trimestre”, los técnicos del Fondo indicaron que el PBI del año próximo se expandirá 1,1% y no el 2,2% previsto antes, como consecuencia de la persistencia de la inflación y la necesidad de mantener por un tiempo más prolongado las altas tasas de interés. En su avance del presupuesto 2020, el Gobierno previó una expansión de 3,5% ese año.

El FMI elevó su previsión de inflación para 2019 de un irreal 30,5% en la tercera revisión de las cuentas a un 40%, levemente inferior a lo que espera el Relevamiento de Expectativas (REM) del Banco Central (BCRA). Las miradas aquí son coincidentes con el equipo del ministro de Hacienda, el mismo que elaboró el avance del presupuesto y que previó para este año una inflación “menor” a la que estiman en el REM.

Sin embargo, el organismo espera que el mantenimiento de las restricciones fiscales y monetarias, con menos volatilidad del tipo de cambio y expectativas cambiarias más ancladas, contribuya a una “desaceleración gradual mes a mes de la inflación por venir”. Esta tarde, el Indec dará a conocer el índice de precios de junio. Se estima que rondará el 2,5%, casi un punto por debajo del que se registró en mayo.

El equipo de Roberto Cardarelli cuestionó el aumento impulsado por el Gobierno en la tasa de Estadística que grava las importaciones. “Es claramente contraria a las recomendaciones del staff (…), pero esas tasas es probable que se pasen directamente a la inflación”, escribieron en su reporte, aunque reconocieron que el oficialismo no tiene apoyo en el Congreso para impulsar medidas de mejor calidad.

El Fondo estimó un déficit fiscal en 2019 de 0,3% del PBI. Es casualmente la estimación que Dujovne difundió el viernes en conferencia de prensa, cuando presentó los números fiscales del primer semestre. El Gobierno sobrecumplió la meta de $20.000 millones del segundo trimestre, pero además anunció que la exigencia sería mayor a la prevista para el tercer trimestre (la meta pasó de $60.000 a $70.000 millones). Ayer esa revisión ya estaba en los cuadros anexos del staff report sin una explicación más allá de las palabras de David Lipton. “Las autoridades han solicitado al FMI que apoye el aumento de la meta del balance primario correspondiente a fines de septiembre, como una señal de su prioridad para garantizar que la relación deuda/PBI se sitúe de manera decisiva en una trayectoria descendente”, dijo el director del FMI el viernes.

No parece un argumento casual. “El objetivo de déficit primario del gobierno federal sigue sujeto a riesgos”, dijo el FMI. “La recesión está teniendo un alto precio en los ingresos por impuestos a las ganancias y al consumo, y la reciente recuperación en los impuestos a la exportación sigue siendo provisional. Además, las decisiones de congelar las tarifas de servicios públicos hasta fines de 2019 y dar incentivos fiscales generosos a las pymes están creando incertidumbres fiscales adicionales. Los riesgos se alivian con el colchón existente en el gasto de capital, que puede compensar la debilidad de los ingresos o gastos corrientes superiores a los estimados”. Esto último se refiere a la venta de dos termoeléctricas para mejorar los números de junio.

El FMI formalizó por primera vez en su informe la autorización -anunciada por el BCRA a fines de abril- de intervenir en el mercado cambiario y duplicó su poder de fuego con relación a los futuros. Sin embargo, reconoció que sigue habiendo riesgo de presión sobre el dólar, “resultado de las crecientes incertidumbres sobre el futuro del panorama político”. Un escenario negativo podría provocar mayor dolarización, inflación, presión sobre la deuda y la liquidez. Así, asegura que es “preocupante” que la reciente reducción de vencimientos hiciera crecer las necesidades de financiamiento de corto plazo en un año de elecciones presidenciales.

“Se necesita una reforma integral del sistema tributario para reducir las distorsiones y mejorar la eficiencia”, reclamó el Fondo, que celebró la reforma fiscal de 2017 y el Pacto Fiscal de 2018. “Sin embargo, siguen vigentes varios impuestos distorsivos (por ejemplo, el impuesto a las transacciones y los impuestos a la exportación), y la tributación combinada de los ingresos laborales sigue siendo alta con relación a la comparación internacional”, escribió el Fondo, que además pidió extender el impuesto a las ganancias, reducir las exenciones al IVA y aumentar los ingresos por impuestos al consumo.

Los números del staff report

Economía

El Fondo prevé que este año el PBI caiga 1,3% (era -1,2%) y que en 2020 se expanda 1,1% (y no 2,2%). En el Gobierno creen que este año habrá una caída de 0,8% y en 2020 un crecimiento de 3,5%, según el presupuesto.

Inflación

En su tercera revisión, el FMI había estimado un alza en los precios para este año de 30,4%. En este último reporte proyectó 40%, más cerca de la previsión de los economistas privados.

Equilibrio fiscal

El equipo técnico del FMI estimó que este año cierre con un déficit primario de 0,3% del PBI, avalado por los ajustadores del gasto, que permiten un rojo de 0,5% del PBI. El Gobierno y el Fondo además actualizaron la meta de superávit primario del tercer trimestre: pasará de $60.000 a $70.000 millones.

Fuente: LA NACIÓN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here