29 C
San Miguel de Tucumán
viernes, septiembre 25, 2020
Inicio Noticias Científicos repudian el procesamiento de un investigador del Conicet

Científicos repudian el procesamiento de un investigador del Conicet

El juez Sebastián Casanello acaba de procesar penalmente al destacado glaciólogo del Conicet Ricardo Villalba en la causa iniciada por los derrames de cianuro de la mina Veladero del 12 y 13 de septiembre de 2015 y el 8 de septiembre de este año.

Además de procesarlo, el juez Casanello dispuso un embargo de cinco millones de pesos sobre sus bienes y prohibió su salida del país. Y como el Conicet no se hizo cargo de su defensa, Villalba debe afrontar los costos legales.

Se lo acusa de que en el diseño del Inventario Nacional de Glaciares dispuesto por la Ley 26.639 y ejecutado por el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), entidad de la que fue director por concurso entre 2005 y 2015, se dispuso incluir cuerpos de hielo y ambiente periglacial de más de una hectárea, con lo que habría dejado “desprotegidos” los existentes en la cuenca del río Jáchal, en San Juan.

La Asamblea “Jáchal no se toca” lo denunció. Según el abogado Diego Seguí, patrocinante de la asamblea, “[el Ianigla] restringió el concepto de «periglaciares»” y “si la ley no distingue, no puede hacerlo el funcionario que la aplica”.

“Esto es lamentable -dice Villalba- porque se destruye la confianza en un instituto con 40 años de trabajo en pro de la preservación del ambiente andino. El juez y los abogados de la asamblea cuestionan la metodología con la que se hizo el inventario aduciendo que favoreció a la empresa Barrick Gold, le permitió seguir operando y producir el derrame. Pero las técnicas para elaborar estos instrumentos están estipuladas por organismos internacionales. En nuestro caso, por razones operativas y de precisión de las fotos satelitales, adoptamos el mínimo de una hectárea. Suiza, por ejemplo, mide superficies a partir de 10 hectáreas, y Francia y Canadá, a partir de cinco”.

Y enseguida subraya: “No entiendo porqué se hace tanto hincapié en el mínimo de una hectárea, si en la zona se relevaron 30 cuerpos de hielo con una superficie de cuatro kilómetros cuadrados, 40 hectáreas. El inventario registró la existencia de glaciares en Veladero y Pascua Lama, con lo cual existen motivos más que suficientes para detener la explotación minera en la región, si así se decidiera. Pero eso no le compete al Ianigla, que no es la autoridad de aplicación. En 2006, cuatro años antes de la Ley de Protección de Glaciares, por pedido del Gobierno de San Juan, nuestro Instituto ya había hecho un estudio de impacto ambiental con todos los cuerpos de hielo de la provincia, aún los de menos de una hectárea, y los derrames ocurrieron igual, porque son producto de la falta de aplicación de otras medidas“.

El lunes al mediodía colegas del Conicet realizaron una marcha y abrazo simbólico al CCT-Conicet de la ciudad de Mendoza en apoyo a Villalba.

Desde Washington, el juez Casanello, que fue recusado por la empresa Barrick Gold y que fundamenta su fallo en detalle a lo largo de más de 80 páginas, destaca que “en los países que eligen inventariar desde las 5 o 10 hectáreas no hay Andes desérticos” y agrega que “para poder proteger, hay que conocer; sin el inventario, no se puede llevar a la práctica esa protección. De hecho, la Corte en su fallo que devuelve la causa Barrick Gold a la justicia de la provincia de San Juan finaliza afirmando que «no pueden decir más porque no está hecho el inventario»”.

Hasta el momento, el Ianigla lleva registrados más de 15.400 glaciares a lo largo de 4000 kilómetros de Cordillera, el 70% del total.

“Es un trabajo que permitirá conocer por primera vez cuántos glaciares hay realmente en el país, cuál es su superficie actual y qué características tienen, además de entender cómo fluctúan en respuesta al cambio climático”, dice Villalba.

El inventario es una herramienta dinámica: la norma legal ordena su actualización cada cinco años. Pero la ley protege todos los cuerpos de hielo, independientemente de su tamaño.

Por ejemplo, establece que actividades proyectadas en glaciares y en ambiente periglacial deben estar sujetas a un procedimiento de evaluación de impacto ambiental que deberá incluir la identificación de todos los cuerpos de hielo potencialmente afectados.

La ley también dispone que se garantizarán instancias de participación ciudadana en forma previa a la autorización y ejecución de actividades que pudieran afectar los cuerpos de hielo.

El procesamiento de Villalba, doctor en Geociencias por la Universidad de Colorado, Estados Unidos, y actual investigador superior del Conicet, provocó múltiples rechazos en el país y sorpresa en el exterior.

Villalba es conocido como un defensor del medio ambiente. En 2007, integró el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, que junto con Al Gore recibió el premio Nobel de la Paz por su contribución a alertar sobre el cambio climático.

Michael Zemp, director del Servicio Mundial de Monitoreo de Glaciares, y Bruce H. Raup, director del Servicio Global de Medición de Hielos Terrestres desde el Espacio, enviaron sendas cartas en las que respaldan la decisión de incluir masas de hielo de más de una hectárea en el inventario.

“Un tamaño de una hectárea podría considerarse un límite mínimo práctico, ya que entidades más pequeñas pueden ser muy numerosas y su status como glaciares es probablemente dudoso. Éste es también el tamaño mínimo que puede ser identificado con certeza en buenas condiciones desde los sensores satelitales”, escribe Zemp.

“Aunque no tomamos partido legal, escribimos para ofrecer evidencia de que la aplicación de un área mínima para la inclusión de glaciares en inventarios nacionales e internacionales ha sido una práctica común desde hace décadas“, afirma Raup.

“Conozco a Villalba desde hace más de treinta años -dice Víctor Ramos, uno de los más destacados geólogos argentinos y ex director del Laboratorio de Tectónica Andina-. Sé muy bien de su honestidad personal y de su compromiso profesional. Esto es una afrenta.”

Por su parte, el grupo Ciencia y Técnica Argentina distribuyó un documento en el que manifiesta que “fue la participación del Ianigla la que permitió a la Argentina ser el primer país del mundo en contar con una ley y un inventario de glaciares construido sobre la base de una metodología avalada por estándares consensuados en el nivel internacional”. (La Nación)

Su propia hija salió en su defensa a través de Facebook, pero luego de publicar una carta pública en la que da detalles de la vida de su padre, un asiduo “defensor del medio ambiente” -tal como lo califica- la red social le deshabilitó la cuenta.

Populares

Los laboratorios invertirán US$ 650 millones en investigación y crear miles de empleos

Un grupo de laboratorios prevé invertir el año próximo unos US$ 650 millones en investigación y desarrollo de medicamentos en la Argentina,...

Caso Dominé: se entregó el séptimo sospechoso que habría estado involucrado en el crimen

Este martes, tras una intensa investigación policial, el séptimo sospechoso buscado por el crimen de Ana Dominé se entregó. El hombre, conocido...

Impuesto “alfajor Jorgito”: un intendente quiere cobrarle este impuesto al campo para pagar un bono a los municipales

Para compensar el mayor trabajo realizado a partir del coronavirus y el aislamiento social, el intendente de Laprida Pablo Torres anunció que les pagará...

Tucumán registró 371 nuevos casos de coronavirus

El Ministerio de Salud Pública informa que se suman 371 nuevos casos de COVID-19 en Tucumán, totalizando 13087. Los casos...