22 C
San Miguel de Tucumán
martes, marzo 9, 2021
Inicio Actualidad Cataplexia, la enfermedad que provocó que un periodista se desvaneciera en vivo

Cataplexia, la enfermedad que provocó que un periodista se desvaneciera en vivo

El cómico, presentador y guionista español, se desplomó sobre la mesa durante una entrevista en un programa de TV.

El periodista español Jordi Évole vivió un mal momento mientras daba una entrevista en el programa “El intermedio” para presentar “Eso que tú me das”, el documental próximo a estrenarse que recoge su última charla con el artista Pau Donés. Fue entre broma y broma con el conductor Gran Wyoming, cuando sufrió un ataque de cataplexia, que lo hizo desplomarse sobre la mesa durante unos segundos, mientras estaban en vivo. Trascurrido el momento, el periodista aprovechó la coyuntura para explicarle al público en qué consiste la también denominada cataplejía, o episodios súbitos -y generalmente breves- de pérdida bilateral del tono muscular durante la vigilia.

Mientras bromeaban, el invitado apoyó la cabeza sobre la mesa como si se hubiera quedado dormido. El conductor del programa -sorprendido ante esa imagen-, preguntó en voz alta: “¿Pero qué le pasa a este hombre?”. Pasados unos segundos, Évole se recompuso y continuó riéndose. “Ya está”, dijo ni bien levantó la cabeza. Seguidamente, confesó: “Tengo cataplejía y, cuando te ríes mucho, pierdes la musculatura. Es en serio”. El periodista explicó que “es un derivado de la narcolepsia, y una enfermedad en la que, a veces, cuando te descostillas de risa, se pierde el tono muscular”, comentó.

“Es una enfermedad que sufre mucha gente y que no me gustaría frivolizar, pero aprovecho para contar que esta enfermedad existe y es jodida. Por suerte, en mi caso no lo es tanto, es un grado intermedio”, aclaró el invitado. El presentador de TV, Wyoming, continuó bromeando sobre la enfermedad pese al incidente y volvió a hacer estallar de la risa al invitado con sus comentarios. “Se nos va a caer éste. Seguridad, ponga unos cojincillos”, bromeó.

https://www.lasexta.com/programas/el-intermedio/revista-medios/jordi-evole-sufre-un-ataque-de-cataplexia-en-directo-ante-wyoming-pero-que-le-pasa-a-este-hombre-se-nos-va-a-caer_20210218602edeb2ec8b8d000104d729.html?so=so%3Asour-twitter%3Acn-elintermedio

¿Qué es la cataplexia o cataplejía?

La cataplejía es el segundo síntoma más frecuente y específico de la narcolepsia. Se produce debido a la aparición extemporánea de atonía motriz del sueño REM durante el período de vigilia y una carencia subyacente de hipocretina. Ese faltante provoca un desequilibrio entre los sistemas motores excitadores e inhibidores que, tras un estímulo emocional, disminuyen por múltiples vías neuronales para producir una reducción pasajera del tono muscular.

La narcolepsia es un trastorno complejo del sueño poco frecuente, relacionado con una carencia del neurotransmisor hipocretina que causa una alteración del control de los límites que normalmente separan el estado de vigilia del sueño REM. Se caracteriza por síntomas primarios de somnolencia excesiva durante el día, sueño fragmentado durante la noche y manifestaciones anómalas de fenómenos del sueño REM, como cataplejía, parálisis del sueño y alucinaciones hipnagógicas.

El término “cataplejía” deriva del griego y significa “abatir”. Fue usado por primera vez para describir la pérdida brusca de masa muscular que a veces presentan los pacientes afectados por la narcolepsia. La misma se describe como episodios repentinos de debilidad muscular bilateral causados por emociones como la risa, la cólera, la vergüenza o excitación. Los ataques de cataplejía pueden ser causa de pérdida de calidad de vida debido al aislamiento social y la inseguridad personal que suscita. No hay un tratamiento específico para esta enfermedad, sino que se controlan los síntomas para que el paciente continúe con su vida normal.

¿Por qué se produce esta reacción y cómo puede controlarse?

La doctora Elena Urrestarazu, especialista en Neurología y Neurofisiología de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), explicó que puede desencadenarse debido a emociones fuertes.

Sin duda es una de las principales características de este síntoma. Han de ser emociones intensas, y normalmente suelen ser positivas, como ocurre con los ataques de risa. Esta curiosa relación “parece ser que se debe al vínculo que hay entre las amígdalas del cerebro, responsables de las emociones, con el mecanismo de perder el tono muscular”, reveló la experta. En ese sentido, añadió: “Si nos midieran el tono muscular cuando nos reímos o frente a emociones fuertes, veríamos que muchos de nosotros perdemos algo de él: existe cierta debilidad, muy sutil, que cualquier persona puede tener. Es un mecanismo que existe, pero que en la cataplexia es más exagerado”.

Primer síntoma de narcolepsia

Aunque la cataplexia a veces se debe a enfermedades raras o a la toma de ciertos fármacos que intervienen en la actividad neurológica del cerebro (un efecto secundario que se da de forma excepcional, según la experta), la narcolepsia es el principal trastorno de base. Sin embargo, a veces ese fallo en el tono muscular se manifiesta incluso años antes de los ataques de sueño típicos de la narcolepsia. “En un 10% de los pacientes con narcolepsia, el primer síntoma es la cataplexia”, señaló la especialista. Por tal motivo, puede suceder que una persona con cataplexia no tenga problemas evidentes para dormir. “En esos casos, y en función de la gravedad del ataque, podemos confundirlo con un síncope o incluso con una crisis epiléptica”, advirtió.

La pérdida de tono muscular que provoca la cataplexia, en los casos más extremos, afecta a todo el cuerpo y el paciente puede llegarse incluso a desvanecerse. “También hay casos mucho más sutiles, en lo que lo único que se nota es una caída de párpados o que se anteabre la boca por apenas un momento”, sostuvo.

Muy ligado a la fase REM del sueño

Que haya o no cataplexia es muy importante a la hora de determinar el tipo de narcolepsia que se padece. De hecho, según la especialista, la narcolepsia se divide en dos clases: “En la de tipo 1, se producen ataques de cataplexia y es más fácil de identificarla que la de tipo 2, en la que eso no sucede”.

A nivel neurológico, lo que les ocurre a los pacientes con cataplejía es que el número de neuronas productoras de hipocretina (el neurotransmisor que estabiliza el sueño y la vigilia) disminuye. Eso acaba haciendo que un mecanismo típico de la fase REM del sueño se produzca mientras estamos despiertos. Al respecto, señaló: “Durante la fase REM, se da una atonía muscular porque, si no, escenificaríamos nuestros sueños: por ejemplo, si uno sueña que está corriendo y el cuerpo no estuviera totalmente sin capacidad de moverse, acabaríamos corriendo”, aclaró la neuróloga. “En la cataplexia, ocurre lo mismo, pero durante la vigilia”, agregó.

Tratamientos

Afortunadamente, es un síntoma que puede tratarse con fármacos. ”El tratamiento clásico se basaba en antidepresivos, pero hoy en día se suelen utilizar otros medicamentos como el oxibato sódico”, especificó la neuróloga. “Se toma por la noche y, aunque no se conoce con exactitud el mecanismo que lo hace eficaz contra la cataplexia, parece ser que induce a un sueño muy semejante al natural. La mayoría de los pacientes controla bien este síntoma gracias al tratamiento”, concluyó.

El papel de la hipocretina

Se ha relacionado la cataplejía con la hipocretina, un neurotransmisor que parece desempeñar un papel importante en la regulación del ciclo sueño-vigilia, estasis neuroendocrina, regulación neurovegetativa y control de las conductas alimentarias. Se cree que la hipocretina puede ejercer muchos de sus efectos a través de sus interacciones con los transmisores colinérgicos, catecolaminérgicos y aminoácidos.

La liberación de hipocretina suele ser máxima durante períodos de vigilia normal y se cree que aumenta el tono muscular mediante la activación del sistema facilitador. En ausencia de niveles suficientes, el equilibrio de la excitación motora y la inhibición lograda por los estímulos emocionales, se ve alterada, causando la inactivación del sistema facilitador y la activación del sistema inhibidor. El resultado es una reducción del tono muscular que provoca cataplejía en los pacientes narcolépticos.

Fuente: TN

Populares