35 C
San Miguel de Tucumán
martes, octubre 26, 2021
InicioActualidad"Ahora se lo entregué a Dios": el pequeño León atraviesa horas críticas

“Ahora se lo entregué a Dios”: el pequeño León atraviesa horas críticas

La salud del niño de cuatro años que padece un cáncer terminal se agravó en las últimas horas. Su madre difundió un mensaje informando que el pequeño León se encuentra en coma farmacológico. “Su corazón es lo único que le funciona, pido que recen por él”.

Hacia finales del mes de agosto el país entero conoció la historia de Lázaro Simón Talamonti, conocido como León, un niño tucumano de cuatro años de edad que cursa una enfermedad terminal y por el cual su familia solicitó motorizó un sinfín de campañas solidarias para costear el tratamiento.

Simón padece neuroblastoma de riesgo alto, metástasico de radio 4, uno de los tipos de cáncer más difíciles de tratar, cuando le diagnosticaron la enfermedad, en 2019, el pequeño comenzó un tratamiento en el Hospital Garrahan de Buenos Aires, acompañado por su mamá, Juliana Ibarra.

En mayo de este año, la mujer de 31 años recibió una noticia desbastadora: el pequeño había sufrido una recaída e ingresó en una etapa terminal. A finales de agosto, Juliana publicó un video en las redes solicitando ayuda para trasladar a su hijo a Tucumán, para que transite sus últimos días en su casa acompañado por su familia.

“Ya no hay nada más que hacer, solo está recibiendo morfina, y lo único que quiere es volver a su casa en Tucumán”, relataba la mujer en su desesperado pedido de ayuda. “Necesita el avión sanitario para regresar. Pero desde Tucumán me dijeron que sí o sí hay que esperar la emergencia de un niño que salga hacia Buenos Aires. Nos ofrecieron una ambulancia, pero ya el sólo andar de la silla de ruedas le genera dolor; ni hablar un viaje tan largo”, explicó la mujer en el video.

Ni bien se viralizó el mensaje en las redes, la Ministra de Gobierno, Justicia y Seguridad, Carolina Vargas Aignasse aseguró que desde el Gobierno facilitarían los medios para que Simón pueda regresar a la provincia, cosa que finalmente ocurrió.

Griselda Gaitán, abuela del pequeño, dialogó el pasado 9 de septiembre con eltucumano.com y contó que había una posibilidad remota para salvar a su nieto: un costoso tratamiento que se realiza en Barcelona, España. Sin embargo, el tipo de cambio hace que se necesiten millones de pesos para poder concretar el viaje, por lo que la familia el niño comenzó a dejar de lado aquella posibilidad.

“A él le ofrecieron en el 2019 un tratamiento que puede durar lo que resista el cuerpito, cuando el niño estaba casi en remisión y tenía uno o dos tumores nada más arrancamos con campañas solidarias para juntar el dinero necesario para costear el tratamiento de inmunoterapia, en el hospital San Juan de Dios de Barcelona. Pero ahora que informaron en mayo que estaba en una etapa terminal y que está haciendo metástasis ya nos rendimos con lo que habíamos arrancado”, relató abatida la mujer.

Desde aquel día, no se conocieron detalles sobre la evolución del niño, hasta que este domingo la familia difundió un duro mensaje en las redes detallando la situación que atraviesa Simón por estas horas: “quería contarles que desde esta madrugada Simón entró en estado de coma farmacológico. Su corazón es lo único que le funciona. Está con asistencia respiratoria y calmantes en el Hospital de Niños. Les pido que recen por él para que deje de sufrir. Y muchas gracias por todo lo que hicieron por él!”

En diálogo con ‘>un móvil de Los Primeros, Juliana contó cómo fue el derrotero de la familia esta semana hasta llegar a la situación crítica actual: “él terminó el tratamiento allá (en Buenos Aires) y ya no había más tratamiento para él en Argentina, entonces yo decidí traerlo cuando esté bajo cuidados paliativos, y eso fue lo que sucedió. Este jueves empezó a dormirse y entró en una sedación natural. Los médicos me dijeron que ya estaban fallando los riñones, que se estaba apagando y que en cualquier momento iba a entrar en coma”.

“A las cinco de la madrugada le dije a mi mamá que no sabía qué hacer, porque los médicos me dijeron que podía llevarlo al hospital o elegir que se quede en casa, pero que en cualquier momento le iba a faltar el oxígeno. Tomé la decisión de llevarlo y fue ahí cuando escuché sus gritos de auxilio. Lo miramos con mi mamá y ya no tenía casi oxígeno, entonces llamé a la ambulancia para que lo trasladen al Hospital de Niños”, relató con la voz quebrada.

“Yo siempre dije: ‘mientras hay vida, hay esperanza’, pero ahora se lo entregué a Dios”, finalizó al borde del llanto.

Fuente el tucumano

Cualquier información o denuncia que necesites dar a conocer podés mandarla a nuestro WhatsApp: 381-3473571 – Ventana del Norte

Populares