A seguir en la lucha: Atlético dejó el alma y mereció más

0

111El fútbol es así, no siempre es justo y no siempre gana el que hace más mérito. Simplemente alcanza con una sola para quedarse con los tres puntos. Así fue como se quedó con la victoria River1convirtiendo la única jugada clara que tuvo de gol el conjunto deMarcelo Gallardo y defendiendo, haciendo tiempo, como cual equipo chico que juega en el Monumental de Núñez, pero esta vez, el chico fue el campeón de América

En líneas generales, Atlético tuvo un buen encuentro, prolijo en todas las líneas. Cristian Lucchetti estuvo seguro en lo poco que lo exigieron y poco pudo hacer en el gol de Ferreira. Los centrales Bruno Bianchi Yonathan Cabraljugaron un partidazo: anularon a Lucas Pratto e Ignacio Scocco, por arriba y por abajo, estuvieron siempre atentos a los cierres y a las coberturas cuando los laterales pasaban al ataque. 

Si bien el gol de River vino de una jugada por su sector, José San Román también tuvo un buen encuentro, proyectándose cuando la ocasión lo ameritaba y cubriendo bien a Matías SuárezMathías Abero alternó buenas y malas, si bien no perdió en el mano a mano, varias veces fue a cortar y quedó a mitad de camino, dejando espacios para el ataque del conjunto de Marcelo Gallardo.

En el mediocampo estuvieron, tal vez, los dos mejores jugadores de la cancha: Rodrigo AliendroJuan Mercier. El Pichi no para, nunca, ni aun cuando está extenuado del cansancio. Fue puro sacrificio y entrega en un terreno de juego complicado. Lo mismo que Aliendro, que siempre intentó limpiar la pelota y darle volumen de juego al equipo, pero no encontró respuestas del lado de Gervasio Núñez David Barbona y así la historia se complicó. 

Los de adelante volvieron a tener su partido aparte. Mauro Matos no para de ganar por arriba, le tiren como le tiren, la pelota siempre pasa por su cabeza, pero no siempre hay algún compañero cerca para descargar. El Loco Díaz también va, mete, sigue y pelea todas las pelotas, deja el alma por los colores, pero la soledad en muchas oportunidades hace que la jugada termine en la nada misma. El caso de Javier Toledo es el que cada vez impacienta más a los hinchas. El delantero, desde que volvió de la lesión hace más de siete meses, no volvió a hacer el mismo: gana por arriba pero nunca deja limpia la pelota, cuando la quiere parar, le rebota en los pies y la termina perdiendo. Cada vez recibe más reproches y su pólvora mojada le está jugando en contra a su juego, y se nota. 

Quedan tres finales para seguir peleando con el ingreso a la Copa Libertadores 2020. El próximo sábado será el turno de Vélez, en el José Amalfitani, ante un equipo con buen juego pero urgido de un triunfo para poner un pie en la SudamericanaAtlético sabe jugar ese tipo de partidos, se siente cómodo. Ricardo Zielinskitendrá una semana para preparar ese encuentro y seguir soñando con terminar lo más arriba posible en la Superliga

Fuente: eltucumano

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here