Detrás de las paredes de una iglesia en Italia, una nena de 11 años encontró el infierno: el sacerdote abusaba sexualmente de ella. Lo contó a dos adultos, pero no le creyeron. Dispuesta a que no quedara duda de lo que ocurría, grabó todo con su celular, hizo la denuncia y la policía arrestó al hombre este martes cerca de Nápoles. Ahora Michele Mottola, párroco de Ducenta, se enfrenta a la Justicia acusado de pederastia.

Según informan los medios italianos, la nena habría sido abusada varias veces hasta febrero, cuando grabó el comportamiento de Mottola. Luego, su familia llevó la grabación a la diócesis de la que dependía su iglesia, la de Aversa.

La Iglesia decidió suspender al cura en mayo y transmitió los hechos a la fiscalía, además de iniciar un proceso canónico contra él, que todavía sigue su curso.

Michele Mottola, párroco de Ducenta, se enfrenta a la Justicia acusado de pedofilia. (Foto: gentileza Iene)
Michele Mottola, párroco de Ducenta, se enfrenta a la Justicia acusado de pedofilia. (Foto: gentileza Iene)

El sacerdote había llegado a la parroquia de Ducenta en 2017. Muy pronto se ganó la confianza de la familia de la chiquita. Acudía a su casa y les hacía regalos, según la versión que su madre dio al programa de televisión La Iene.

La nena decidió contar los abusos a dos adultos de la parroquia, pero estos no la creyeron, lo que motivó que se decidiera a grabar lo que pasaba cuando quedaba sola con Mottola.

“Es solo un juego, no hacemos nada malo”, se escucha decir al cura a la nena en la grabación, después de que ella le pidiera parar: “dejame en paz, no me toqués”.

El caso se hizo mediático después de que el pasado 3 de noviembre el programa televisivo sacara las grabaciones a la luz y entrevistara a la madre de la víctima. (TN)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here