Una familia de Paraguay, veló durante horas a Juan Ramón Alfonso Penayo, sin saber que quien estaba dentro del cajón era otra persona. El episodio sucedió ayer domingo, y se resolvió cuando el supuesto difunto llegó caminando a su propia casa, donde se encontró con que lo estaban velando y llorando.

La noticia del caso se volvió viral, luego de trascender desde uno de los asentamientos más pobres del norte de Asunción, llamado Santa Teresa, en las afueras de la ciudad Pedro Juan Caballero, a 600 kilómetros de la capital paraguaya.

De acuerdo a las investigaciones realizadas por la policía paraguaya, Penayo se fue de su casa el jueves y no regresó ni dio noticias sobre su situación. Algunos días después, la policía encontró un cadáver calcinado al que no se le pudo determinar la identidad y la familia de Penayo creyó que se trataba de él.

Con un final feliz, el velorio se convirtió en festejo en Santa Teresa, aunque la identidad del verdadero fallecido sigue sin poder establecerse./ La Gaceta de Salta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí