Lo que iba a ser un juego con una mascota no terminó bien. La tuitera Laru Sanson mostró en las redes su intento por hacer una sesión de fotos con el perro de un amigo, Kenai, un ovejero alemán, en la pileta.

En las primeras imágenes al animal se lo ve tranquilo, pero en las fotos siguientes quedó capturado el momento en que el animal abre la boca y le muerde la cara a la joven.

Mientras que en las restantes la chica muestra los puntos que le dieron por las heridas que sufrió en el rostro, producto de los múltiples cortes por la inesperada reacción de su perro.

El ataque se produjo el miércoles de la semana pasada en Tucumán y la víctima se tomó con humor la situación, a pesar de la peligrosa situación que vivió. “Sesión de fotos con Kenai sale mal”, publicó la joven, que sufrió heridas en toda la cara.

La chica contó que el ataque se produjo en la casa de uno de sus mejores amigos, explicó que a ella le gustan mucho los perros, que tiene tiene tres y que suele sacarse fotos con ellos. “Conocía de antes a Kenai, el perro que me mordió. Es bueno pero está un poco viejo”, dijo sobre el animal.

Sobre el motivo por el que la mordió, dijo que puede haberse producido porque se acercó mucho a él para sacarse las fotos. “Capaz que invadí su espacio y me atacó por eso. Aclaro que nunca lo hice con mala intención”, dijo Lara, que se recupera de las heridas y que hoy le sacarán los puntos.

“A pesar del ataque, tuve suerte”. Dijo que sufrió una sola mordida, que le dejó la cara bañada de sangre. Enseguida sus amigos la derivaron al centro de salud más cercano, y luego la trasladaron a un sanatorio privado. “Me dieron la vacuna antitetánica, me dieron casi 40 puntos de sutura, y me sometieron a una operación de cirugía estética”, explicó, sobre todas las intervenciones que le hicieron para curar sus heridas. Explicó que a pesar de la mordida no tuvo consecuencias graves. “Tuve suerte, ya que no tengo lesiones en ningún nervio”, afirmó, en una entrevista a Telefé.

Señaló que los primeros días no fueron fáciles y que aunque no tenía dolor, sufrió mucha incomodidad por la inflamación en la cara, que le generó dificultades para comer y hablar. Indicó también que tenía temor por las marcas que podrían dejarle las cicatrices, aunque los médicos le aclararon que es posible que no le queden secuelas. / Vía TN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here