Un gendarme fue condenado a 12 años de prisión por tráfico de estupefacientes por el Tribunal Oral Federal de Tucumán. El veredicto, que fue emitido ayer, confirmó los hechos ocurridos hace tres años, cuando Hugo Ramón Brito, miembro de Gendarmería Nacional, fue sorprendido trasladando 55 kilos de cocaína de máxima pureza.

El 27 de septiembre de 2017, Brito junto a un acompañante circulaba por la ruta 34. Venía de la localidad salteña de Salvador Maza y, según anunció, se dirigía a Buenos Aires. A la altura de la localidad de 7 de Abril fue detenido por un control de rutina desplegado por la misma fuerza a la que él pertenecía. Allí, Brito se presentó como miembro del escalafón GRL-SEG, asignado a la provincia de Salta. Sin embargo, sus propios compañeros que estaban haciendo el control, lo notaron nervioso y con sudor en la cara, por lo que decidieron revisar el vehículo.

Así, abrieron el capó del WV gris y advirtieron que el tanque de nafta estaba sujetado con tornillos nuevos, que no coincidían con el estado de desgaste del resto de las piezas. Entonces, pidieron una amoladora y extrajeron el tanque. Una vez que lograron abrirlo se dieron con decenas de ladrillos llenos de una substancia blanca que, luego, se comprobó que era cocaína de máxima pureza.

La causa pasó a la Justicia Federal de Tucumán y el gendarme Brito, que se había unido a la fuerza poco tiempo atrás, quedó detenido. A punto de cumplirse los tres años del hecho, el TOF emitió el veredicto haciendo lugar al pedido del fiscal Pablo Camuña. Así, además de la condena a 12 años de prisión, ordenó el decomiso del vehículo y la destrucción del remanente de la droga que todavía hubiera quedado como prueba

Fuente Los Primeros TV

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí