Un edificio de la calle Bernabé Aráoz al 100 sufrió varios robos en una noche

"A mí me revolvieron el placard, me robaron la computadora y hasta tuvieron tiempo de comer. No se llevaron el smart porque es grande, pero a las chicas de los otros departamentos les pasó lo peor".

8

Ocurrió la madrugada del miércoles y en simultáneo: un departamento del primer piso, otro del segundo y dos del quinto fueron el escenario de la denuncia que ya está en manos de la Policía y que una de las víctimas le revela al diario el tucumano, unos días después del hecho, pero todavía sin poder volver a dormir allí, justamente, donde la pesadilla comenzó.

“Dejo abierto el balcón y salgo. A la mañana siguiente regreso y el encargado me pregunta: ‘¿Alguien estuvo en tu departamento anoche?’ Le respondo que no, nadie, y me avisa que entraron a robar. A mí me revolvieron el placard, me robaron la computadora y hasta tuvieron tiempo de comer. No se llevaron el smart porque es grande”.

El testimonio es el de la joven que junto  a tres vecinas más vivió el mismo calvario ese miércoles a la noche: “Las chicas de otros dos departamentos estaban durmiendo cuando entraron a robarles. Hay una que tiene el sueño muy liviano y se había despertado varias veces. Hasta que se durmió y al despertarse estaba toda embotada. Creemos que la doparon con un spray mientras dormía: cada vez hay más casos que salen a la luz, como el de la chica del taxi. Al despertar, vio que le habían llevado dos celulares y efectos personales que figuran en la denuncia en la comisaría 1era”.

“La otra víctima había dejado a su hija durmiendo y salió a fumar a los bancos de la Bernabé Aráoz. Cuando volvió, descubrió que le habían entrado a robar cosas. A la nena no le pasó nada. Pero ella, desde la calle, no vio entrar a nadie”, relata la vecina del edificio de Bernabé Aráoz 140.

Las sospechas de las vecinas que fueron robadas en un lapso de tiempo breve durante la medianoche y la madrugada del miércoles apuntan a distintas personas: “A todas nos robaron, eso está claro. Y todas tenemos departamentos al lado que son de alquiler temporario, es decir, que entran y salen personas desconocidas”.

“Además, sospechamos de una señora que está todo el tiempo fumando en la puerta de entrada, viendo los movimientos del edificio, que no es ni encargada ni nada, sentada junto a un chico rubito. Pero lo que más nos impacta es lo que sintió una vecina: que mientras estaba durmiendo, con un spray o rociador, la doparon”.

Han pasado cinco días del hecho y tras una investigación de C.T., un detective privado contratado por una de las víctimas, no se ha logrado rastrear hasta el momento dónde están los objetos robados, pero sí se supo que algunos dispositivos tenían activado el sistema de seguimiento.

Mientras tanto, las cuatro jóvenes víctimas no lograron recuperar la normalidad en sus vidas: “Hay una que se está mudando, hay otra que ha puesto rejas, hay una que no ha vuelto a dormir a su departamento y otra que deja las luces prendidas y pone música o la tele prendida mientras no está. He quedado muy perseguida, tengo mi alcohol en gel y le he dicho que no a un taxista el otro día cuando me ofreció el spray en las manos. Tenemos que tener más cuidado que nunca con esa modalidad”.

Fuente el tucumano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí