Trabajadores golondrinas tucumanos con coronavirus y a la deriva en Río Negro

Alrededor de 60 empleados se encuentran en riesgo tras haber mantenido contacto estrecho con dos casos confirmados en la finca "El Abuelo". Tras la manifestación de síntomas en varios trabajadores, solicitaron asistencia a la empresa pero no tuvieron respuestas.

20

Unos 60 trabajadores golondrinas se encuentran en riesgo y en situación de abandono, luego de haber mantenido contacto estrecho con dos casos confirmados de Covid-19 en la finca “El Abuelo” en la provincia de Río Negro. La cuadrilla está dividida en tres gamellas y denuncian que desde la empresa no les garantizan hisopados ni asistencia, además a algunos empleados les adeudan trabajos realizados en 2020.
La semana pasada dos empleados se trasladaron por sus propios medios en un taxi hacia un centro de salud para realizarse el testeo luego de varios días con síntomas de Covid-19 y dieron positivo. En esa misma gamella, en la que hay alrededor de 20 personas, se encuentran dos de los capataces que tuvieron contacto con los otros 40 empleados.
David García, un trabajador golondrina de 25 años oriundo de San Miguel de Tucumán, relató en diálogo con eltucumano.com que solicitaron repetidas veces a los encargados que les gestionen los medios para realizarse los testeos, pero no tuvieron respuestas favorables.
“Estamos tirados en la finca. Exigimos el hisopado, pero nos dicen que no pueden hacer nada y que tenemos que ir por nuestros propios medios al hospital. ¿Cómo podemos ir nosotros contagiando la gente en los colectivos?  Estamos desamparados”, comentó y añadió: “En mi pieza hay un chico que le falta el aire, hay varios que están con fiebre y vómitos. No nos están pagando bien, solo adelantos para que comamos aquí”, relató el joven.
“Hay dos capataces  con lo que todos hemos tenido contacto y compartimos la fichera, las instalaciones y el agua. Hay varios que no se hicieron el hisopado y que están síntomas, dolores en el cuerpo y algo decaídos”, dijo García.
Además, el joven recalcó el peligro que implica que personas que estuvieron en contacto con casos confirmados de coronavirus, anden trasladándose para gestionarse los recursos o inclusive para realizarse los testeos. “Nuestro miedo es que, si tenemos Covid, cómo vamos a estar viajando en colectivo, contagiando a la gente. Por el bien de los demás no queremos salir”, subrayó.
“Los encargados de la firma Lago Verde y Moño Azul nos dicen que lo mismo nos tenemos que presentar a trabajar. No nos traen comida, no nos pasan los sueldos. Nos prometieron que nos iban a traer dinero. Pero no se hicieron presentes, estamos tirados en la finca. Los hermanos y amigos de algunos de mis compañeros van a hacer compras para que nosotros no salgamos, así respetamos el aislamiento.  Eso debería ver por lo menos el encargado, necesitamos que hagan algo”.
Los trabajadores se encuentran en la chacra 88 “El Abuelo” desde el 15 de enero y en dos semanas aproximadamente, concluirá la cosecha de peras en la que se encuentran abocados. “Lo único que les interesa es que cosechemos, es un peligro. Cuando terminemos de trabajar la pera, quieren llevarnos a otra finca sabiendo que hemos estado en contacto directo con positivos de Covid”, concluyó.

Fuente el tucumano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí