El lunes 19 de febrero comenzó a regir el incremento en la tarifa de los colectivos en toda la provincia. El boleto urbano (que costaba $9,35) pasó a valer de $12,50, mientras que viajar a la capital desde los municipios cercanos cuesta $15,46 (en promedio). La suba, en ambas tarifas, es del orden del 30%.

Antes del aumento, dos viajes con saldo negativo en la tarjeta correspondían a un total de $18,70 ($9,35 cada uno). Como el sistema aún no fue actualizado con el valor que rige ahora, sólo alcanza para realizar un viaje sin saldo.

El margen para viajes negativos con la nueva tarifa debería ser de $25 (dos boletos de $12,50) para que efectivamente los pasajeros puedan hacer uso de ese beneficio en caso de no poder cargar las tarjetas.

Desde la Provincia y la Municipalidad afirmaron que la falla está y que probablemente la semana que viene el problema esté resuelto y el sistema actualizado.

Se incrementó el costo del boleto, ¿y el margen de carga?

A pesar de la suba en las tarifas, el límite de carga no se modifica del año pasado. La tarjeta cuenta con un tope de $300 de saldo, que actualmente alcanza para 24 viajes urbanos (lo que gasta un empleado de comercio que se mueve en colectivo).

Jorge Berreta, presidente del consorcio de empresas de transporte Metropolitana SA y vicepresidente de Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Ateat), comentó que el plan sería realizar un convenio con Tarjeta Ciudadana para que el tope llegue a $600. De esa manera, se podrían hacer hasta 48 viajes sin necesidad de pasar por los quioscos a recargarla.

 

 

FUENTE: LOS PRIMEROS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí