Silvia Elías de Pérez: “Hay un Estado que falla cuando ocurren abortos”

En el marco del debate en comisiones sobre el proyecto de Interrupción voluntaria del embarazo que inicia este lunes en la Cámara Alta, la Senadora tucumana expuso su opinión.

9

En el marco del histórico debate que se lleva adelante en el Congreso de la Nación sobre el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), la Senadora tucumana de la UCR, Silvia Elías de Pérez, expuso su opinión en rechazo de la iniciativa que podría convertirse en ley a fin de año. En una nota de opinión que escribió para la versión web de TN, Elías de Pérez, ferviente defensora del movimiento que se identifica con los pañuelos celestes, asegura que “Legalizar esta práctica es lisa y llanamente tirar la toalla en materia de prevención de embarazos no deseados, de educación sexual”.
El debate es por la vida: Hay una convicción muy profunda: lo que hay en el vientre de la mujer es una vida. No es un fenómeno, no es una cosa. Y esa vida empieza desde el momento mismo en que se produce la concepción. Entonces, desde esa convicción, se explica todo. Esta convicción no está sustentada en cuestiones religiosas, sino científicas. No hay discusión en ese sentido, por más que quieran usar eufemismos para decirle de otra manera. La Academia Nacional de Medicina afirma que científica y biológicamente, el niño por nacer es un ser humano cuya existencia comenzó en el momento de la concepción. Negarlo es negar la vida. Y ahí el debate ya es otro. Para mi, el derecho a la vida, es el primer derecho humano. No lo es que un humano tenga la posibilidad de decidir sobre la vida de otro ser humano, que por cierto es el más vulnerable de todos. Reiterando otro concepto de la Academia Nacional de Medicina, la salud pública argentina necesita de propuestas que cuiden y protejan a la madre y a su hijo, a la vida de la mujer y a la del niño por nacer. La obligación médica es salvar a los dos, nada bueno puede derivarse para la sociedad cuando se elige a la muerte como solución. La ciencia ha comprobado que el embrión es una persona distinta a su madre, es decir, que tiene singularidad e identidad propia. El corazón comienza a latir a los 28 días, el niño en gestación puede tener un grupo sanguíneo diferente al de su madre, tiene un ADN propio, eso significa que no pertenece al cuerpo de su madre. Sin dudas hay una problemática latente. Y el debate es por dónde la encaramos. Hay un Estado que falla cuando ocurren abortos, que es una solución extrema. Legalizar esta práctica es lisa y llanamente tirar la toalla en materia de prevención de embarazos no deseados, de educación sexual. Además de que existen fundamentos de raigambre filosófica y jurídica, y también éticas, al igual que en muchas otras políticas públicas. Pero si está claro que el derecho a la vida es el primero de los todos los derechos humanos, las soluciones que el Estado debe encontrar son otros, distintos a terminar con esa vida. Ninguna mujer debe hallarse en la situación de tomar una decisión tan dolorosa, y es el camino que debe transitar la Argentina. Porque toda vida vale.(*) Silvia Elías de Pérez, senadora nacional por Tucumán (UCR).

Fuente el tucumano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí