A partir de las 17 horas, el expresidente Lula da Silva, para la Justicia brasileña se encuentra en rebeldía. A esa hora venció el plazo para entregarse y sus militantes hicieron “una cadena humana” para evitar un posible avance de la policía para detener al líder de los trabajadores.

Todo esto sucede en medio de una tensa situación, luego que Lula da Silva sufrió otro revés judicial, tras ser rechazado un nuevo recurso de “habeas corpus” ante la segunda corte del país para intentar evitar la prisión por una condena por corrupción, pero avisó que no se entregará.

Trascendió que los abogados de Lula estarían entablando algún tipo de negociación para concretar la entrega, sin que esto genere incidentes entre la policía y los militantes que llegaron hasta el bunker del expresidente.

 

 

 

 

 

 

Fuente: Primera Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here