Para llegar a la cima de una montaña y poder esquiar se necesita, primero, poder llegar. Para eso, muchas concesiones de montaña utilizan un método muy viejo pero efectivo: el de las aerosillas. El problema es que no siempre funcionan bien y, cuando hay algún desperfecto, suelen pasar horas en el frío esperando a que se arreglen.

Lo que pasó en Georgia fue peor. Por un desperfecto mecánico y de sistemas de la compañía, los turistas no quedaron solamente varados sino literalmente “colgados” de las aerosillas, por horas. 

Uno de ellos logró sacar imagenes en video que dejó lastimadas a más de 10 personas en lo que se conoce como el Gudauri Resort, en las montañas de Georgia. El incidente fue tan grave que, por el peligro de quedar aplastados, algunos esquiadores decidieron que, para poder escapar, necesitaban saltar. 

El desperfecto, que las aerosillas se paren y dejen de funcionar, es bastante común pero hubo, en este caso, un elemento adicional que generó problemas: algunas sillas, en vez de pasarse, empezaron a ir en reversa, ocasionando colisiones entre ellas y que muchas sillas quedaran atrapadas. El proveedor, Doppelmayr Garaventa, investigará que fue, específicamente, lo que pasó para que las aerosillas se comporten así.

 

 

 

 

 

Fuente: Infotechnology

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí