Se redujeron estos delitos: la postura de la Policía

“Si bien no se erradicó totalmente el delito, se nota una importante disminución de este tipo de hechos”, destacó el comisario Juan Ibáñez. El jefe de la Dirección de Guardia Urbana cuantificó sus palabras: “se nota una baja

4

“Si bien no se erradicó totalmente el delito, se nota una importante disminución de este tipo de hechos”, destacó el comisario Juan Ibáñez. El jefe de la Dirección de Guardia Urbana cuantificó sus palabras: “se nota una baja significativa. De 15 intervenciones diarias bajamos a seis. Ese número coincide con la disminución en la cantidad de denuncias”.

“Creo que esta disminución se debió al trabajo que venimos realizando desde el año pasado con el Grupo Antimecheras, pero también a que el nuevo código procesal penal permite con mayor facilidad que a las ‘mecheras’ se les empiecen a acumular las causas con las que pueden recibir medidas más fuertes en su contra. Algunas quedan detenidas un tiempo y a otras se les prohíbe ingresar al microcentro sin autorización. Si incumplen eso afrontan un arresto más prolongado”, destacó.

Ibáñez sostuvo que el Grupo Antimecheras está conformado en su mayoría por mujeres policías porque el 95% de estas causas son contra mujeres. “También hemos trabajado en conjunto con personal de la Brigada y de la División Robos y Hurtos, que por momentos pueden actuar de civiles. Todos esos efectivos tienen identificadas a la mayoría de las acusadas. En total, podemos decir que hay entre 70 y 80 ‘mecheras’ plenamente individualizadas por su prontuario. No hay gente nueva, casi siempre son las mismas. Cuando aparece una nueva es descubierta rápido y ya queda identificada”, comentó.

tienen identificadas a la mayoría de las acusadas. En total, podemos decir que hay entre 70 y 80 ‘mecheras’ plenamente individualizadas por su prontuario. No hay gente nueva, casi siempre son las mismas. Cuando aparece una nueva es descubierta rápido y ya queda identificada”, comentó.

“Tratamos de hacer dos trabajos: el primero es el de detectar a las ‘mecheras’ y seguirlas para que no puedan delinquir o para que sean atrapadas in fraganti cuando no se dan cuenta de que se las viene siguiendo. El segundo trabajo es el de tratar de acompañar a los compradores hasta las paradas de los colectivos creando así una especie de corredor seguro”, concluyó.

FUENTE: La Gaceta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí