La Sala V de la Cámara de Apelaciones del Trabajo de Tucumán, en un fallo ejemplar en la provincia, resolvió hacer lugar a una demanda interpuesta por SADOP y le ordenó a la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA) reincorporar a una docente que había sido despedida hace 15 años y abonarle todos los salarios no percibidos desde su cesantía a la fecha. Es el caso de Stella Maris Alderete, quien al momento de ser desplazada de su cargo en forma arbitraria formaba parte de la comisión directiva del gremio.

Por su condición de dirigente gremial, el Tribunal entendió que su despido violó los fueros que la Ley de Asociaciones Sindicales le confiere a los representantes sindicales durante su mandato  y hasta un año después de concluido el mismo. Según reza el fallo, con fecha del 5 de abril último, “el despido fue en contravención a la estabilidad laboral que otorga dicha normativa”.

Stella Maris Alderete fue despedida en abril del 2013, en momentos que como representante del gremio luchaba por una serie de reivindicaciones salariales y laborales. Ahora con el fallo, la docente deberá ser tomada nuevamente por la institución, en el mismo cargo, y percibirá un resarcimiento económico equivalente a 15 años de su salario.

“Hace 15 años que venía esperando justicia. Fui despedida por reclamar los derechos de mis compañeros en la UNSTA y por insistir en el respeto por el encuadre sindical. El sector universitario privado es el más precarizado en el país, pero ahora con esto podemos tener una herramienta para avanzar en nuestra lucha”, expresó Alderete.

La resolución de la Sala V fue celebrada entre los docentes de SADOP como “un histórico triunfo”. “Esto marcará un precedente en la lucha que desde años mantenemos por el reconocimiento de nuestros derechos. Con este fallo de la Cámara de Trabajo se reconoce la representatividad de SADOP en el ámbito de la docencia privada. Es un día importante para los docentes privados en la provincia”, sostuvo el titular del gremio, Bernardo Beltrán.

En cuanto a las reivindicaciones que le reclaman a las universidades privadas en casi todo el país, Beltrán explicó que “desde años luchamos por el reconocimiento del esquema salarial y el régimen docente, que se acaben los contratos basura, que se garantice cierta estabilidad en el cargo, y una jubilación en los marcos de nuestro convenio”. “Las universidades privadas son lugares bastante difíciles para los docentes pero en este último tiempo hemos venido teniendo algunos avances”, agregó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí