Puestos a comparar la trayectoria de los artistas litoraleños, posiblemente muy pocos hayan alcanzado la estatura de la señora Ramona Galarza,

Ramona Modesta Onetto, tal era su verdadero nombre (Galarza era su apellido materno) nació en Corrientes el 15 de junio de 1940 y se inició en el canto en su niñez, para luego en su adolescencia integrarse a mediados de la década del 50 a la antigua “Orquesta Folklórica de Corrientes” dirigida por el maestro Naum Salís, donde compartió el rol de cantante solista con el recordado “Ernesto Dana” (Efraín Maidana).

En esta etapa su carrera recibe un inesperado espaldarazo, cuando el gran maestro paraguayo Herminio Giménez, exiliado por ese tiempo en Corrientes, la convoca para cantar el tema principal de la película “Alto Paraná”, que se rodó en locaciones de Corrientes hacia 1958, cuya música le pertenecía.

Su perfomance en la cinta llama la atención de las principales compañías discográficas de Buenos Aires, ciudad en la que se radicó en 1960, comenzando una ascendente carrera que la llevaría a pisar prestigiosos escenarios de Argentina y del mundo, amén de ser figura estelar de los principales festivales folklóricos argentinos por las siguientes 5 décadas.

Contratada como artista exclusiva por el sello “Odeón”, Ramona tiene una envidiable discografía, comenzando con sus primeros registros en formato de 78 r.p.m., más de 30 discos “larga duración” y numerosas compilaciones en Argentina y en el extranjero. Ramona fue una de las grandes figuras del sello y una enorme vendedora de discos, registros donde grabó alternativamente con acompañamiento orquestal con arreglos y dirección de grandes maestros como Carlos García, Armando Patrono, Herminio Giménez, Mito García y Oscar Cardozo Ocampo, y también con la tradicional formación de acordeón y guitarras junto a músicos de la talla de Raúl Barboza, Esteban Gatti, Rubén Miño, Ramón Chávez y Luis Ferreyra, por citar algunos.

Grabó además en colaboración con Tarrago Ros, con sus ex integrantes “Los Reyes del Chamame” y más cerca en el tiempo, con la señora Teresa Parodi, el disco “Correntinas.

Su carrera en cine, con 9 largometrajes en su haber y sus recordadas audiciones en las principales emisoras de radio y televisión, le permitieron traspasar las fronteras del chamame y ser considerada, una de las más importantes cantantes de la música argentina de la historia, como lo testimonian sus numerosos galardones, entre ellos el premio “Konex”, que recibió en dos oportunidades.

En los 70, Ramona tuvo la oportunidad de integrar una embajada artística que realizó conciertos en dos de las más prestigiosas salas de los Estados Unidos, como lo son el “Lincoln Center” y el “Carnegie Hall” de la ciudad de Nueva York, además de presentaciones como solista en Los Ángeles (EEUU), en las principales capitales de América Latina, en ciudades europeas como París y Roma y también en el Japón.

Pero más allá de su trayectoria y sus galardones, si hay algo que ha distinguido a la señora Ramona Galarza, es su correntinidad.

Pese a estar radicada en Buenos Aires desde los 60, nunca perdió su campechana forma de hablar ni su arrolladora simpatía, que cautivaba de inmediato a sus ocasionales interlocutores.

Fue indudablemente, una embajadora de nuestra cultura.

Por siempre Ramonita.

Corrientes, 22 de septiembre de 2020.

Pedro Zubieta

Presidente de la Fundación Memoria del Chamame

www.fundacionmemoriadelchamame.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí