Perdimos un derecho

18

En Tucumán perdimos un derecho fundamental para la subsistencia del hombre, se puso en juego la paz que se necesita para garantizar una sociedad civilizada que nos dirija hacia el progreso y el orden.

La justicia que venía impartiendo condiciones como un pilar fundamental de esta provincia falló, los custodios del resguardo de la misma la condujeron a este retroceso casi medieval.

¿Quién iba a creer que toda una sociedad tenga esa sensación tan fea como la tristeza transformada en odio?.

Creo que los tucumanos reaccionaron porque perdieron el miedo, y ese repudio natural viene atado a la figura de los  verdugos que ejecutan inocentes como dueño de la vida ajena, a la impunidad reinante, al descreimiento judicial, a los privilegios sociales y al abandono de los que día a día luchan por ser individuos decentes y de bien.

La justicia tendría que actuar como garante del derecho a la vida entre tantos otros derechos, pero algunos de sus custodios, no todos, se quedaron cegados en el “poder propio” y no en el “poder de hacer” ,un poco más por una sociedad más justa y equitativa.

Algunos culparán a la gente de esta reacción y la tildarán de violenta e intolerante. Cuando el factor determinante fue el desinterés humano de cumplir y hacer cumplir la ley que debe estar vigente siempre en los tres poderes. Espero que reviva la justicia y ojalá que sean otros sus verdaderos predicadores.


Williams Fanlo

willyucr@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí