Chelsey Earnest, es una enfermera que descubrió una extraña coincidencia entre pacientes que atendió por COVID-19 en el Life Care Center en Kirkland, el epicentro del brote por coronavirus en el estado de Washington, donde se registraron los primeros casos de epidemia en los Estados Unidos. Ella cree que un nuevo síntoma podría estar extendiéndose entre los positivos que enferman del nuevo microorganismo nacido en Wuhan, China.

En diálogo con la cadena de noticias CNN, Earnest dijo que los ojos rojos eran “la señal más importante” de los residentes que tenían COVID-19, la enfermedad causada por el virus. “Es algo que presencié en todos los pacientes. Tienen, como… ojos de alergia. La parte blanca del ojo no es roja. Es más como si tuvieran una sombra de ojos roja en el exterior de sus ojos”, reveló la enfermera.

El descubrimiento de la profesional de la salud, quien ve decenas de casos por días, es extraño y no responde a ningún otro síntoma conocido hasta el momento, incluidos aquellos nuevos que incluyen la pérdida del olfato y el gusto por algunos días. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos no tienen ojos rojos, ni ningún problema ocular, en su lista.

Lo que se incluye son fiebre, tos y falta de aliento. Por el contrario, los dolores o la presión persistentes en el pecho y los labios azulados son signos de emergencia y de que el paciente deberá ser atendido de inmediato porque su vida podría correr peligro. Sin embargo, la Academia Americana de Oftalmología envió una alerta el domingo sobre informes de que el virus chino podría causar conjuntivitis, que es la inflamación de la membrana que recubre el párpado. ¿Será este el caso que advierte Earnest? La enfermera reveló que los pacientes en el Life Care Center a menudo pasaban de no tener otros síntomas sino tan sólo ojos rojos a morir.

“Hemos tenido pacientes que solo tenían los ojos rojos como el único síntoma que vimos e ir al hospital para luego fallecer”, dijo la mujer. Esta información, desde luego, fue compartida por Earnest con sus superiores, que ya están al tanto del síntoma. En caso de tener “ojos rojos”, los médicos de urgencias conseguirán de inmediato una cama.

Qué dice la Academia de Oftalmologia

Uno de las más reconocidas instituciones médicas de los Estados Unidos lanzó un alerta a sus profesionales y actualizó información relacionada con el COVID-19. La Academia Americana de Oftalmología indicó que “varios informes sugieren que el virus puede causar una conjuntivitis folicular leve que de otro modo no se puede distinguir de otras causas virales, y posiblemente se transmite por contacto de aerosol con la conjuntiva”.

“Pacientes que acuden a oftalmólogos por conjuntivitis, que también tienen fiebre y síntomas respiratorios, como tos y dificultad para respirar, y que han viajado recientemente internacionalmente, particularmente a áreas con brotes conocidos (China, Irán, Italia y Corea del Sur, o puntos calientes dentro de los Estados Unidos Estados), o con miembros de la familia que regresaron recientemente de una de estas áreas, podrían representar casos de COVID-19”, señala el informe.

Los otros síntomas adicionales

Además de la fiebre, la tos y la fatiga, la pérdida del olfato y del gusto podrían estar relacionadas con la presencia del coronavirus en el organismo. La ausencia de estos dos sentidos gusto podrían ser algunos de los síntomas que se manifiestan tras contagiarse con el COVID-19, informaron la semana pasada investigadores alemanes.

“De casi todas las personas infectadas que entrevistamos, al menos dos tercios informaron haber perdido el sentido del olfato y del gusto durante varios días”, dijeron los especialistas. “La pérdida es tan fuerte que una madre no pudo oler el pañal sucio de su bebé. Otros ya no olían su champú y la comida comenzaba a no saber nada. Todavía no podemos decir exactamente cuándo aparecen estos síntomas, pero surgen inmediatamente después de la infección”, aseguran.

En Italia, los síntomas fueron detectados también por Massimo Galli, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Milán y jefe del departamento de Enfermedades infecciosas III del Hospital Sacco. “En nuestros pacientes vemos con frecuencia los síntomas de anosmia (alteración del olfato) y disgeusia (alteración del gusto)”, dijo el experto, uno de los más prestigiosos virólogos de Italia, al diario Il Corriere della Sera. “Puedo decir con certeza que es un síntoma que aparece hacia el final de la infección, cuando el paciente se está recuperando. Ciertamente no es un signo inicial”, agregó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here