Más de un millón de desplazados en Gaza ante el inminente ataque terrestre de Israel

Debieron partir hacia el sur del territorio en autos, motos y burros, con pocas pertenencias. Según la ONU, es una "catástrofe humanitaria sin precedentes".

15

Israel continúa concentrando sus tropas en la frontera con la Franja de Gaza, como consecuencia, más de un millón de personas debieron abandonar sus casas ante el temor de una ofensiva terrestre israelí. Hasta el momento, más de 1400 personas murieron en Israel tras el ataque del grupo Hamas, y otras 2750 murieron en Gaza durante las represalias.

El grupo palestino atacó por sorpresa a Israel el sábado 7 de octubre. Desde aquel momento, las Fuerzas israelíes prometieron “aniquilar” a Hamas, por lo que lanzaron una intensa campaña de bombardeos en la Franja de Gaza y le indicaron a los civiles que huyan hacia el sur.

Un millón de personas se desplazan de Gaza ante la ofensiva israelí.

Este lunes, el ejército israelí comunicó que “se abstendría” de atacar los corredores de evacuación conformados para conectar el norte y el sur de la Franja de Gaza. En paralelo, este domingo Israel bombardeó objetivos palestinos mientras Hamas continuaba disparando cohetes hacia territorio israelí.

Ante los múltiples ataques aéreos y los llamamientos del ejército a evacuar el norte de la Franja de Gaza, más de un millón de personas debieron desplazarse del pequeño territorio sitiado en el que viven unos 2,4 millones de palestinos. Debieron partir hacia el sur de forma urgente, en autos, motocicletas o burros y con pocas pertenencias.

Asimismo, el ejército israelí anunció que se está preparando para una “próxima etapa” de su ofensiva contra el grupo Hamas como represalia por su ataque del pasado 7 de octubre, donde, en medio del descanso semanal judío conocido como Shabat, cientos de combatientes palestinos se infiltraron a Israel por agua, tierra y aire.

Ante el violento y sorpresivo ataque, Israel concentró a decenas de miles de soldados alrededor de la Franja de Gaza y el ejército israelí anunció: “Estamos al comienzo de operaciones militares a gran escala en la ciudad de Gaza. (…) Los civiles no estarían seguros si se quedaran ahí”.

La situación se ha vuelto cada vez más difícil para los miles de refugiados que debieron abandonar sus hogares ante el conflicto. “Ni una gota de agua, ni un grano de trigo, ni un litro de combustible han podido entrar en Gaza en los últimos ocho días”, explicó Philippe Lazzarini, director de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA).

“Todos los días pensamos en cómo ahorrar agua. Si uno se ducha, no bebe agua”, lamentó Asem, un residente de Jan Yunis, ciudad al suroeste de la Franja de Gaza, que no quiso dar su apellido al dialogar con la agencia AFP.

Un millón de personas se desplazan de Gaza ante la ofensiva israelí.

Según informaron desde la UNRWA, en Gaza, sitiada desde el 9 de octubre por el ejército israelí, se está produciendo una “catástrofe humanitaria sin precedentes”. Al mismo tiempo, en el paso fronterizo de Rafah, entre Egipto y Gaza, llegó la ayuda humanitaria de varios países, aunque aún no fue posible que ingrese a territorio palestino.

Los preparativos de Israel en el marco de su represalia contra Hamas son un hecho que preocupa a la comunidad internacional. En este sentido, desde El Cairo, Egipto, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, aseguró que los aliados árabes de Estados Unidos no quieren que el conflicto se extienda.

La tensión también aumenta en la frontera norte de Israel con Líbano, donde las Fuerzas israelíes comenzaron a evacuar residentes ante los crecientes enfrentamientos desatados los últimos días entre el ejército israelí y el movimiento proiraní Hezbolá, aliado del grupo Hamas.

fuente perfil