Inaugurada en 2007, la Unidad Coronaria del Hospital de Monteros, trabaja con guardias y consultorios externos, y recibe la gran mayoría de patologías cardiovasculares de la población. Cuenta con última tecnología para brindar un servicio de excelencia.

El hospital de Monteros se caracteriza por ser un efector polivalente, con una Unidad Coronaria única. Esta está en constante movimiento y recibe un flujo importante de pacientes del interior, y trabaja con proyectos importantes”, detalla la directora de la institución, Marta Sumil de Basualdo.

El efector responde a las necesidades de dos tipos de poblaciones: por un lado, su zona de influencia que comprende a 38 barrios (aproximadamente 17 mil personas) y el departamento completo de Monteros, como así también de provincias vecinas.

En este contexto, el Servicio de Cardiología, representa un área importante de la salud. Recibe un  gran número de pacientes y presenta un alto porcentaje de resolución de patologías, por arriba del 75 por ciento.

“Aquí se realizan trombolisis de patologías como el infarto, se colocan marcapasos transitorios, se trata la insuficiencia cardiaca, y cuando se necesita cirugía o hemodinámia, se deriva a San Miguel de Tucumán”, explica la cardióloga y subdirectora de hospital, Andrea Pireda. Y destaca que, el servicio cuenta con equipamiento de última generación, como respiradores, monitores multiparametricos, marcapasos nuevos, electrocardiogramas. Pero subraya que lo más importante es el recurso humano que forma la unidad, y que siempre está en constante capacitación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí