¿Por qué las escuelas tucumanas insisten tanto con la robótica, el aprendizaje en dispositivos electrónicos, el aprovechamiento al máximo de internet y la capacitación, para niños y jóvenes, en esas áreas fuera del aula?

Unos 20 años atrás era casi imposible pensar que un niño pueda inventar un robot con piezas recicladas, crear una aplicación para PC o celular o, incluso, hacer su propio video juego. La tecnología ha avanzado y hay un sinfín de ofertas presenciales y on-line para que los chicos desarrollen sus habilidades en el mundo digital.

A esa oferta infinita se sumó el Ministerio de Educación de la Provincia – está conducido por Juan Pablo Lichtmajer– con su área de Coordinación en Educación Digital que el año pasado sumó a más 1.200 participantes en todas sus propuestas de formación, y que este año relanzó sus talleres gratuitos, orientados al aprendizaje de toda la familia.

Los expertos del área educativa de Tucumán aseguran que la incorporación de los lenguajes informáticos a la currícula escolar es fundamental para la industria informática.

En ese sentido, hay que tener en cuenta las estadísticas del Observatorio Permanente de la Indrustria del Software y Servicios Informáticos de la República Argentina: “en 2016 la industria del software volvió a generar empleo, incorporando a 2.800 nuevos profesionales, y dejando una demanda insatisfecha de más de 5.000 posiciones sin cubrir, por no contar con los recursos humanos calificados”, rescata un informe del organismo.

En ese contexto y con la idea de la formación continua fuera de las horas de aula, hoy inicia una nueva propuesta: programación de juegos virtuales con Scracht para Raspberry Pi, un lenguaje de programación que ayuda a niños y adolescentes a introducirse en el mundo del funcionamiento de las computadoras. Por otro lado, el 23 de abril comienza un taller sobre Dispositivos móviles Android.

Ramiro Torres, referente de Coordinación en Educación Digital, explicó qué beneficios produce aprender estos conocimientos en la etapa de formación escolar.

– ¿Qué efectos produce en los niños tener la posibilidad de crear un juego virtual?

– El desarrollo de un videojuego en las niñas y los niños genera efectos directos tales como el desarrollo del pensamiento computacional, es decir, la capacidad de comunicar pensamientos de una manera estructurada y lógica. También, es el proceso de pensar y después resolver problemas de una manera metódica que podrá ser replicado por una máquina. Además, tienen una infinidad de maneras de plantear un problema de codificación y su resolución. Y, por último, el aprendizaje de habilidades para la futura inserción laboral: no programar será comparable a no saber leer, ya que la mayoría de los trabajos en la actualidad, requieren en gran medida, del conocimiento de habilidades informáticas básicas.

– Este tipo de acciones que se cimientan en la niñez, ¿cómo influyen en el futuro de los chicos?

– Enseñar a programar es educar en el lenguaje del futuro, es darles las herramientas necesarias para poder dialogar con la sociedad en la que les tocará vivir en el futuro. Es innovación ligada a la educación, pilares de la gestión de nuestro ministro de Educación.

–¿Cómo fue la experiencia de los talleres de la Coordinación durante el año pasado?

– La convocatoria tuvo excelentes resultados, contando con un total de 1.260 asistentes en el año 2017. Entre ellos tuvimos la presencia asidua de adolescentes, abuelos, docentes, niños y hasta familias completas.

Para participar de los talleres, que se desarrollan siempre en el Centro de Innovación del Ministerio de Educación (avenida José Ingenieros 260), hay que consultar la oferta constante de cursos que se van abriendo y se publicitan en el Facebook de la Coordinación. Todas las opciones son gratuitas y las herramientas necesarias para trabajar son provistas dentro de los talleres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí