Durante esta semana la cadena de electrodomésticos cerró dos sucursales; una en Banda de Río Salí y la otra en Famaillá, lo que provocó preocupaciòn entre los trabajadores de la firma.
Por esta situación familiares y amigos de los siete trabajadores que quedaron sin su fuente laboral realizarán una marcha en la mañana de hoy por la calles de Famaillá en apoyo por la difícil situación que están padeciendo.
“Venimos a trabajar el  lunes pasado y el seguridad de la puerta de ingreso no nos dejó pasar y nos hicieron que esperar afuera de la sucursal. Más tarde nos comunicaron que la sucursal se declaró en quiebra y nosotros sin trabajo. Aquí hay compañeros que trabajan hace  12 años en la firma. Esta gente nos quisieron hacer  firmar la liquidación del sueldo,  pagarnos con cheques el 100% nuestra liquidación y hasta en 10 cuotas, pero no accedimos”, contó, Cristian Ferro, uno de los empleados afectados.
Por otro lado los trabajadores señalaron que no solo ellos fueron perjudicados con el inesperado cierre de la empresa, sino que también varios clientes se quedaron sin poder adquirir productos que habían comprando.
Varias  personas que hicimos compras en esta sucursal  nos presentamos para retirar  los productos pero nadie nos da una respuesta. La verdad no sabemos qué va a pasar”, explicó María Palacios, quien desde temprano estaba en la vereda del comercio exigiendo una solución.
Según se pudo conocer representantes del negocio se presentaron esta  mañana en Famaillá para hablar con las personas despedidas y ver la posibilidad de encontrar un arreglo.
Mientras tanto desde las 10, familiares y amigos de los siete trabajadores que quedaron sin su fuente laboral realizarán una marcha por la calles de Famaillá en apoyo por la difícil situación  en la que se encuentran.
Colaboración de Diego Acosta, de Famaillá/ PrimeraFuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí