Elías de Pérez: “Lo que sucede en las calles no es casual”

4

La senadora de Juntos por el Cambio aseguró que el linchamiento y asesinato del sospechoso de violar y matar a Abigail “demuestra que el Estado no existe y que se ha roto el contrato social”. Pide la renuncia de Maley y la cúpula policial y “un nuevo pacto político y social” para Tucumán

“Lo sucedido ayer es otra página de un Tucumán que duele”, afirmó la senadora nacional de Juntos por el Cambio, Silvia Elías de Pérez, tras el linchamiento del presunto violador y femicida de Abigail Riquel de 9 años. Pidió la renuncia del ministro de Seguridad, Claudio Maley, y de la cúpula policial, y apuntó contra “el modelo político que lleva décadas gobernando” e hizo hincapié en “Manzur, Jaldo y antes Alperovich“.


A través de las redes sociales, la excandidata a gobernadora por la oposición analizó que “el linchamiento del sospechoso de un crimen es la vuelta a un estado salvaje, en el que no hay ley.  Pero es la consecuencia inevitable de lo que ha generado un modelo político que lleva décadas gobernando la provincia”.


“El hecho de que los ciudadanos han decidido quebrar las instituciones para buscar justicia por mano propia, demuestra que el Estado no existe y que se ha roto el contrato social. La situación supera lo preocupante, es peligrosa”, advirtió.

En ese sentido, pidió la renuncia del ministro de Seguridad, Claudio Maley y de la cúpula de la Policía de Tucumán: “La provincia ha llegado a un retroceso de niveles inimaginables. Hay un sistema que se ha agotado. Es fundamental tomar el timón y corregir el rumbo de inmediato.  El despido del ministro Claudio Maley y de toda la cúpula policial debería ya ser una decisión tomada”, sentenció.


Sin embargo, aclaró que “este es sólo el primer paso para un cambio de fondo, que no puede quedar en manos de quienes son los mayores responsables de lo que está sucediendo. Hace falta un nuevo pacto político y social para la provincia”.

“Esto es consecuencia de lo que generó un modelo político que lleva décadas gobernando la provincia.  Manzur, Jaldo y antes Alperovich decidieron construir un poder político en el que las voces disidentes no tiene posibilidad de controlar, ni de influir en las decisiones públicas”, arremetió.


La senadora radical acusó al oficialismo de haber “abandonado los barrios al control de los narcos; han desprofesionalizado y amparado a una Policía ineficiente y corrupta; coparon los tribunales con jueces y fiscales amigos que garantizan impunidad. El resultado, no por triste, deja de ser inesperado”.

Lo que sucede en las calles no es casual. No son hechos aislados. El mensaje que llega desde los Tribunales es que hay un poder que está solo para proteger a los amigos y no para hacer cumplir la ley o castigar al delito”, enfatizó.
“Para la mayoría de los tucumanos, las instituciones no sirven, no tiene razón de ser. Los vocales de la Corte Suprema están severamente cuestionados hasta por sus condiciones morales y todo sigue igual. Eso es gravísimo”, remató.

Fuente: El Tucumano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí