El presidente Joe Biden asegura que “no habrá default” de Estados Unidos

Afirmó que sus negociaciones con el presidente republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, han sido "productivas".

16

El presidente Joe Biden dijo el jueves que se evitará el default de Estados Unidos mientras negocia contra reloj un acuerdo con los republicanos sobre el aumento del tope de la deuda.

Falta una semana para el 1 de junio, fecha a partir de la cual el gobierno podría empezar a quedarse sin dinero para honrar sus deudas y eso podría desatar un terremoto que estremecería a los mercados mundiales.

Sin embargo, miembros del Congreso se fueron de vacaciones para aprovechar el largo feriado del Día de los Veteranos y no se espera que vuelvan antes del día 4 del mes entrante.

“No habrá un default”, aseguró Biden en la Casa Blanca y añadió que han sido “productivas” sus negociaciones con el presidente republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy.

Los riesgos

Pero el líder de la minoría demócrata en esa cámara, Hakeem Jeffries, arremetió contra las republicanos. Los acusó de abandonar su trabajo en Washington y “arriesgarse a un peligroso impago en una crisis que ellos mismos crearon.” “Y estos republicanos dirán que Joe Biden se negó a sentarse con ellos” a negociar, añadió. “Esa es una narrativa falsa”.

Los representantes republicanos exigen recortes de gasto público de hasta 130.000 millones de dólares a cambio de votar el aumento del tope de endeudamiento. También quieren requisitos más estrictos para los solicitantes de subsidios y recuperar los fondos de ayuda no gastados en la pandemia de covid.

Los demócratas rechazan los recortes y quieren que los republicanos apoyen sin condiciones el incremento del tope de emisión de deuda, como han hecho docenas de veces antes.

Desde hace meses economistas augurar desastres económicos si Estados Unidos incurre en default. Este jueves, quien habló fue un alto jefe militar del Pentágono y advirtió que un impago tendría “un impacto significativamente alto en las tropas”.

“La preparación sería claramente afectada. Así que nuestros ejercicios a gran escala se demorarían o se detendrían en muchos casos”, dijo Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto a periodistas.

McCarthy indicó que los legisladores deberán volver de urgencia a Washington si en su ausencia si se produce un acuerdo y hay que votarlo en la Cámara.

​Recortes

El legislador afirmó que no aceptaría la idea del gobierno de Biden de imponer alzas de impuestos a las empresas o a los ricos como alternativa a los recortes para reducir la carga de la deuda nacional, que supera los 31 billones de dólares.

McCarthy señaló una encuesta de la CNN publicada esta semana en la que el 60% de los interrogados dijo que un aumento del tope de la deuda debería estar acompañado de recortes, aunque 51% de los consultados en un sondeo de la universidad de Monmouth afirmó que quiere desvincular los dos temas.

“Sabemos dónde están nuestras diferencias y seguiremos en la mesa para intentar resolver el problema”, dijo McCarthy.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Jeff Zients, sugirió que las protestas republicanas sobre el gasto gubernamental son poco sinceras. Zients señaló el plan republicano para extender los recortes de impuestos de la era de Donald Trump, que según los demócratas añadirían 3,5 billones de dólares a la deuda.

Aumentar el tope del endeudamiento no repercute en el gasto futuro. Sólo autoriza al gobierno a afrontar compromisos ya aprobados y ejecutados.

El subsecretario del Tesoro, Wally Adeyemo, dijo a inversores en una conferencia en Washington que la amenaza de impago es una “crisis fabricada” que ya encarece los préstamos y cuesta dinero a los estadounidenses.

De no apurarse el proceso, cualquier acuerdo requeriría al menos 10 días para ser aprobado por la Cámara de Representantes y el Senado y llegar a la mesa de Biden para su promulgación.

Pagos a la seguridad social por unos 25.000 millones de dólares que están previstos para el 2 de junio podrían interrumpirse.

Fuente: AFP

PB