A días del deceso del Dr. Jesús Amenábar , que en vida e internado elogiaba la actitud de sus colegas, refiriéndose a todos el personal sanitario provincial, se diluyó el verdadero mensaje. El Doctor expuso las falencias estructurales del sistema de salud, la interminable discusión salarial y otras cuestiones que al parecer no fueron oídas por nuestros comprovincianos.

Sostengo que no fueron capaces de percibir su reclamo porque políticos y ciudadanos parecen conformarse con el homenaje de que un hospital público solo lleve su nombre. 

No soy crítico de la idea, simplemente les pido más y sobre todo a los que llevan representación parlamentaria. 

Señores Legisladores; que sea ley su deseo de ver colegas con ganas de entregar su vida por la profesión, que sea ley que sientan digno su salario por el esfuerzo, que sea ley que sientan que trabajan con orgullo  y viven en su tierra.

Ese será el mejor homenaje al Dr. Amenábar y tantos otros que se fueron en esta maldita pandemia.

Williams Fanlo 

willyucr@gmail.com

Ventana del Norte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí