De acuerdo con el informe de coyuntura elaborado por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea, el clima no está acompañando al nuevo ciclo agrícola “y amenaza la generación de divisas del 2021. El potencial de rindes de los cultivos de invierno (trigo, garbanzo) ya se encuentra disminuido por la insuficiencia de lluvias y las altas temperaturas en el centro y norte del país».

Un ajuste de rendimiento medio del 10% (27,7 quintales, promedio país), que parece razonable dados los problemas en la región central del país llevaría la producción esperada de trigo a 18 millones de toneladas, es decir 2 millones por debajo de lo que hubiese sido una situación “normal” y 1,5 millones de toneladas por debajo de la campaña previa.

A precios de exportación en tiempos de cosecha (noviembre/diciembre 2020), de confirmarse la baja de rindes y la producción tal como fuese antes estimada, la sequía le costará al país US$ 330 millones y US$ 440 millones, en función de si se compara contra el ciclo previo o contra lo que hubiese sido bajo una situación climática normal, respectivamente. «Estas cifras pueden crecer bastante si no se producen lluvias suficientes en las próximas semanas en las zonas más afectadas por la sequía», aclara el informe.

Según el editorial firmado por Juan Manuel Garzón, “la preocupación crece al considerar que los principales centros de predicción climática del mundo coinciden en un aumento de la probabilidad de tener un evento climático Niña en los próximos meses (Fenómeno ENOS), que usualmente conlleva menores lluvias para la región pampeana argentina”.

Garzón describe que este fenómeno climático (con distintos grados de intensidad) fue responsable de las dos últimas caídas fuertes de la producción de granos de verano del país, en las campañas 2008/2009 y 2017/2018 con ajustes del 35% y 26% respectivamente de los volúmenes.

“Si el clima es clave para el resultado productivo de la agricultura extensiva y esta última genera (en forma directa o indirecta) más del 50% de las exportaciones, puede afirmarse entonces que más de la mitad de las divisas del 2021 dependen en gran medida de cómo evolucione el clima en los próximos meses de este año y en los primeros meses del próximo”, sostiene el especialista.

Fuente Super Campo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí