El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le exigió a la ONU que obligue a China “rendir cuentas” por “infectar al mundo” con el coronavirus, y aseguró que la Organización Mundial de la Salud (OMS) está “virtualmente controlada” por el gobierno chino. En su cuarto discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el mandatario elogió su gestión de la pandemia el mismo día en que Estados Unidos superaba las 200 mil muertes por coronavirus

En la apertura de la Asamblea, el secretario general de la ONU, António Guterres, se había manifestado en contra de una Guerra Fría entre ambas potencias mundiales. El presidente chino, Xi Jinping, aseguró por su parte que China no tiene intención de entrar en un conflicto con Estados Unidos y rechazó que se “politice” la lucha contra la covid-19. En otro tramo de su mensaje, Trump defendió su política hacia Cuba, Venezuela y Nicaragua y se refirió al “destino pacificador” de Estados Unidos. A seis semanas de las presidenciales, Trump apostó sus últimas cartas al encuentro de líderes mundiales, aunque todas las encuestas lo sitúan al menos diez puntos por debajo de su rival demócrata, Joe Biden. 

El virus chino

“Las Naciones Unidas deben hacer que China rinda cuentas por sus actos”, aseguró el mandatario estadounidense en su discurso de apenas siete minutos. Trump acusó a Beijing de permitir que el coronavirus “abandone China e infecte al mundo”. “El gobierno chino, y la OMS, que está virtualmente controlada por China, declararon falsamente que no había pruebas de transmisión de persona a persona”, dijo Trump en relación a declaraciones de la OMS al inicio de la pandemia que luego fueron corregidas.

Trump también defendió la gestión de su gobierno frente al coronavirus, gestión criticada incluso por el principal epidemiólogo del país, Anthony Fauci. Según la Universidad Johns Hopkins, ya murieron 200.284 estadounidenses y 6,8 millones resultaron infectados por el nuevo coronavirus. “La idea de 200 mil muertes es realmente muy aleccionadora, en algún sentido pasmosa”, dijo este martes Fauci a la cadena CNN. “Mientras otras naciones trabajaban todo el día para controlar este virus, nuestro presidente estaba muy preocupado tuiteando y jugando al golf”, dijo en tanto el candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden, en su cuenta de Twitter.

Aliados estratégicos

“Estados Unidos está cumpliendo su destino como pacificador”, aseguró Trump en otro tramo de su discurso ante la ONU, al destacar iniciativas como los llamados acuerdos de paz en Oriente Medio, sellados este mes por Israel con Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, y las negociaciones de paz en Afganistán. “Hemos llegado a históricas alianzas con México, Guatemala, Honduras y El Salvador para detener el tráfico de personas”, planteó el mandatario estadounidense. Esos acuerdos, destinados a contener el flujo de inmigrantes sin papeles hacia la frontera norte de México, generaron duras críticas sobre violaciones al derecho migratorio internacional. “Estamos defendiendo al pueblo de Cuba, Nicaragua y Venezuela en su justificada lucha por la libertad“, agregó como parte de su política agresiva hacia esos gobiernos. 

Minutos antes del discurso de Trump, el secretario general de la ONU, António Guterres, había convocado a “un cese al fuego mundial para evitar una nueva Guerra Fría”, denunciando que los enfrentamientos entre China y Estados Unidos estaban “avanzando en una dirección muy peligrosa”. “Nuestro mundo no puede darse el lujo de un futuro donde las dos mayores economías se reparten el planeta en una gran fractura, cada una con sus propias reglas comerciales y financieras y capacidades de internet y de inteligencia artificial”, apuntó.

Ni fría ni caliente

La respuesta china al polémico discurso de Trump no se hizo esperar. Aunque el mensaje ya estaba grabado antes de la presentación del mandatario estadounidense, el presidente Xi Jinping aprovechó sus minutos en el debate general de la Asamblea General de la ONU  para apoyar el multilateralismo, rechazando la existencia de un “jefe del mundo”. Adelantó además que no tiene “intención de pelear ni una guerra fría ni una caliente con ningún país”.

“No debería estar permitido que se haga lo que uno quiera y actuar como el jefe del mundo. Nadie debe estar sometido por aquellos que levantan su puño. No debe haber prácticas de excepcionalismo o doble estándar. Tampoco debe distorsionarse la política internacional o usarla de pretexto para deslegitimar los derechos e intereses de otros países”, aseguró Xi. “Necesitamos reemplazar el conflicto con diálogo, la coerción con las consultas, y la suma cero con un enfoque win-win (todos ganan). Para poner en práctica el principio de multilateralismo, debemos actuar, no solo hablar“, disparó.

“China es el mayor país en vías de desarrollo del mundo, un país comprometido con un desarrollo pacífico, abierto, cooperativo y común. Nunca vamos a buscar hegemonía, expansión o esferas de influencia”, aseguró Xi, luego de pedir que no se “politice” la pandemia de coronavirus. No se quedó atrás en las críticas el embajador de China ante la ONU, Zhang Jun, quien sí habló luego del discurso de Trump. “Cuando la comunidad internacional está peleando realmente duro contra la covid-19, Estados Unidos está diseminando un virus político en la Asamblea General”, dijo ante periodistas presentes en Nueva York. “El ruido estadounidense es incompatible con la atmósfera general de la Asamblea”, agregó.

Fuente Página 12   

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí