Día Internacional del Trabajador

14

Es un atípico 1 de Mayo para la mayoría de los trabajadores de nuestro país. Sin duda muchos ni siquiera tienen ganas de aceptar esta conmemoración (ya que este no es un día de celebración sino un homenaje a los mártires obreros de Chicago). Y es que el sector laboral de la República Argentina se encuentra en crisis y a decir verdad, en comparación a la del 2001, esta parece ser peor.

La pandemia de COVID-19 puso en  jaque a las economías nacionales e internacionales y obviamente que Argentina no es la excepción, mucho más porque los modelos de gobierno, todos ellos, se encargan de sacrificar siempre pase lo que pase, a la clase trabajadora. ¿Qué pueden festejar los trabajadores argentinos este día si la inflación deprimió los salarios al tope? Si las estimaciones de ganancias para no ser pobre equivalen al mejor sueldo de la clase media trabajadora.

Desapareció hace años la cultura de que papá trabajando y mamá desde casa, afrontan los gastos de una “familia tipo”. Hoy trabajan los dos y no alcanza. Creció la desocupación, la informalidad y el trabajo en negro, la explotación laboral infantil en regiones inhóspitas donde la televisión no llega, desaparecieron la mano de obra y el oficio; todo atado a las desaprensivas propuestas del estado para con las economías regionales. Para colmo existe el miedo y la incertidumbre de exponerse a este cada vez más mortal virus que se lleva la vida de muchas personas, en plena pandemia donde la única alternativa es la lenta planificación de vacunación.

El gobierno clasifica de esenciales a sus conocidos y deja librado a la suerte al trabajador argentino, muy especialmente a los de la sanidad que están en la primera línea de fuego.

Feliz día, no les digan hoy. Fuerza trabajadores argentinos, mucha fuerza y que Dios los bendiga.

Williams Fanlo | willyucr@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí