El Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) trabaja en el desarrollo de un fármaco inyectable con anticuerpos contra el coronavirus, creado a base de la proteína gammagoblulina que se extrae del plasma, para favorecer al tratamiento y mejora del paciente enfermo de coronavirus.

Es un fármaco biológico inyectable, que no es vacuna, que va a favorecer al tratamiento y mejora del paciente infectado por el coronavirus”, manifestó a Télam el director de Responsabilidad Social y Comunicación del Laboratorio de Hemoderivados, Sergio Oviedo.

En ese sentido, resaltó que los efectos del medicamento son particulares y no generales, al explicar que “para algunos pacientes podría significar la cura, para otros no, pero si en general si va a significar mejoras en el tratamiento y la salud”, reiteró.

El fármaco consiste en la formulación de la gammagoblulina, que se extrae de plasma convalesciente de la persona que ya se encuentra en etapa de recuperación o cura del coronavirus, para luego desarrollar y producir el anticuerpo para atacar al Covid-19.

A la iniciativa se encuentran asociadas el Ministerio de Salud de la Nación; la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) y los institutos de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (Anlis), sostuvo Oviedo.

“Hoy estamos en la instancia de la logística para traer el plasma al laboratorio, y a partir de ahí comenzar con la producción y, en aproximadamente un mes, enviar el primer lote del medicamento”, anunció Oviedo, quien apeló a la “solidaridad” de los pacientes en recuperación para la donación del plasma que se necesita para la elaboración del fármaco.

Asimismo, destacó que con el fármaco se busca disponer de un “producto medicinal superador”, que sustituya la práctica de colocar plasma como anticuerpos no purificados a las personas afectadas por el Covid-19.

También aclaró que el fármaco que están desarrollando es para generar anticuerpos para atacar, y en lo posible matar al virus, por lo tanto no se trata de una vacuna que tiene la función de inyectar el virus para que genere sus propios anticuerpos.

El Laboratorio de Hemoderivados de la UNC, con más de 50 años de existencia, es el único en Iberoamérica en procesar plasma y hoy se encuentra totalmente afectado a la emergencia nacional sanitaria, precisó el directivo, y manifestó que están trabajando en la producción de cuatro prioridades para atacar el virus: albumina, un expansor para el tratamiento de la etapa crítica del Covid-19 y en terapia intensiva; gammaglobulina endovenosa; gammaglobulina intermuscular y dexametasona inyectable.

Procesan más de 150.000 kilogramos de plasma humana por año, tanto de Argentina como de otros países con los que mantiene convenios de intercambio y cooperación, que son destinados a la elaboración de medicamentos para las naciones asociadas, y el excedente se comercializa a distintos mercados a bajo precio.

“Este es un momento tenemos que estar trabajando todos juntos y desde nuestra universidad, como parte de la sociedad, estamos aportando un enorme caudal académico, tecnológico y científico”, manifestó a Télam el rector de la UNC, Hugo Juri.

En ese contexto, remarcó que las universidades públicas argentinas y latinoamericanas “tienen una percepción de la relación con su sociedad que es de tremenda solidaridad”, dijo Juri, y añadió que el Laboratorio de Hemoderivados está poniendo a disposición del Estado un “medicamento probado para cuando la sociedad lo requiera”./ Telám

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here