“Quería que el mundo sepa lo que viví con el fin de evitar que otras muchachas lo pasen. Podemos denunciar, salir adelante. Ahora lo demás se lo dejo a la Justicia”, dijo la cubana Mavys Álvarez en conferencia de prensa este lunes por la mañana, en relación a su testimonio en la causa que investiga la denuncia por trata que involucra al entorno de Diego Maradona. Álvarez, de 37 años, contó en la ronda con periodistas convocada en un hotel del centro porteño, que se había decidido a hablar sobre lo que vivió en su adolescencia a instancias de su hija, que tiene 15 años.

El jueves de la semana pasada, Álvarez declaró ante la Justicia bajo el sistema de cámara Gesell. En esa ocasión, narró hechos que ocurrieron cuando ella tenía 16 años, acompañada de sus abogados Gastón Marano y Marcela Carmen Scotti y del denunciante en la causa Fernando Míguez, presidente de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático. La denuncia está radicada en el juzgado de Daniel Rafecas y la fiscalía de Carlos Rívolo y pide investigar lo ocurrido durante un viaje a la Argentina que Maradona realizó en 2001 junto a Álvarez, quien por entonces era menor de edad.

Durante la rueda de prensa realizada el lunes, la mujer dijo que conoció al exfutbolista en un momento “difícil de su vida” y que por ese entonces, cuando Maradona residía en Cuba, personas de su entorno se le acercaron y le preguntaron “si quería ir a conocerlo”. “Me deslumbré, me conquistó con las flores y fuimos a pasear. Y después todo empezó a cambiar”, detalló, para explicar que ella sentía que mantenía con el futbolista, que la superaba largamente en edad, una relación de amor y de odio.

Por las situaciones que terminó viviendo al lado de Maradona y su entorno, advirtió, ”dejé de ser una niña, toda la inocencia me la robaron”. “Es difícil. Dejás de vivir las cosas inocentes que le toca vivir a una niña de esa edad”, añadió.

Al explayarse sobre la denuncia presentada ante los tribunales, respecto del viaje a Argentina que realizó Álvarez con Maradona cuando tenía 16 años, la abogada Scotti precisó que la tramitación incluye los delitos de “privación ilegítima de la libertad y trata, reducción a la servidumbre, lesiones graves por haber hecho que se haga una cirugía de aumento de mamas sin su consentimiento e iniciación a las drogas”.

“Ella hace un relato en un canal de Miami. A partir de eso la Fundación por la Paz y el Cambio Climático formula una denuncia ante la Protex (la fiscalía especializada que investiga posibles delitos de trata de personas) y ahora está como querellante. A partir de ello estamos viendo cómo vamos a formular las imputaciones, ya que la causa es una investigación con una denuncia de la víctima”, detalló, por su parte, Marano, también abogado de Álvarez.

Sobre ese viaje, la mujer detalló que cuando llegó al aeropuerto de Ezeiza no recuerda “haber pasado un proceso de aduana” y aclaró que se hospedaron en el hotel Hilton. “No salía mucho, fui al zoológico y a la cancha de Boca por el partido homenaje de él”, rememoró. “Al cabo de los días me hacen un chequeo de sangre para hacerme una operación de senos, algo que yo no estaba al tanto, tenía miedo”, contó.

Finalmente, afirmó que estar de visita nuevamente en la Argentina le “revuelve muchas cosas”. “Es duro estar en su país, ver que está en todos lados, que es un ídolo. Se siente feo lo que recuerdo de él como persona. Tuve pequeños momentos bonitos, pero cuando conocí la droga todo cambió”, añadió.

Fuente página12

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí