Con la vuelta del cepo cambiario volvieron los ” arbolitos“, las ” cuevas” y el ” blue“, un universo paralelo en el que las restricciones cambiarias no existen, aunque no sin peligro, porque son parte de las operaciones ilegales. Mientras tanto, para los más avezados en cuestiones de finanzas, quedan algunas posibilidades legales para adquirir más de US$200 sin riesgo penal.

El contado “con liqui” y el “MEP” son dos términos que se escuchan desde inicios de septiembre pasado, y que con el endurecimiento del cepo que entró en vigencia esta semana siguen presentes, pero con menos poderes.

El contado “con liqui” permite cambiar pesos por dólares en el exterior. Para eso, un individuo o una empresa compra en moneda local acciones o bonos que coticen en la Argentina y en otro mercado internacional, como por ejemplo, las ADRs (acciones) argentinas en Wall Street o un bono. Luego, esos activos se transfieren a una cuenta en el exterior y se venden a cambio de dólares.

Los "argendólares" son aquellos que están sujetos a la regulación argentina
Los “argendólares” son aquellos que están sujetos a la regulación argentina Crédito: Shutterstock

Lo mismo sucede con el dólar MEP, pero en vez de recibir los dólares en una cuenta en el exterior, llegan a una en la Argentina. Para poder operar con estos tipos de cambio, hace falta tener una cuenta comitente, que permite intercambiar títulos y acciones. Es el vehículo necesario para que un inversor opere en la bolsa. Para abrir este tipo de cuentas, las personas deben acercarse a un agente de liquidación y compensación (ALyC).

A grandes rasgos, la operatoria consta de cuatro pasos: girar pesos desde el home banking a una cuenta comitente, comprar bonos argentinos en pesos que también coticen en dólares (como el Bonar 2024), esperar cinco días (el ” parking“) y vender ese título, pero contra dólares.

Si se vende contra dólar MEP, se reciben ” argendólares“, es decir, aquellos que están sujetos a las leyes en la Argentina. En cambio, si se venden en el exterior, se reciben ” dólares cable” u offshore. Este mediodía, la cotización del contado “con liqui” es de $79,18 y la del MEP es de $76,15, más de $10 por encima del dólar oficial, que en su versión minorista se ofrece a $63,48, según el promedio que elabora el Banco Central.

Esta semana, la Cámara de Agentes de Bolsa pidió que termine el "parking" de cinco días para vender bonos adquiridos
Esta semana, la Cámara de Agentes de Bolsa pidió que termine el “parking” de cinco días para vender bonos adquiridos
Crédito: Shutterstock

Esos dólares pueden volver al home banking si fuera necesario. En estas operatorias no corre el límite de los US$200, y como se parte desde pesos, por el momento no hay más restricción que el “parking”.

Esta semana, la Cámara de Agentes de Bolsa le pidió a la Comisión Nacional de Valores (el organismo estatal que regula la actividad bursátil) que interceda para que se termine el ” estacionamiento” de cinco días necesarios para vender bonos adquiridos. La intención es que se genere una mayor oferta de divisas y una mayor fluidez al mercado.

El “rulo” ahora es “rulito”

El paso que ya no tiene tanto sentido es el ” rulo“: la posibilidad de vender dólar MEP o CCL, aprovechar la diferencia de cotización entre los distintos tipos de cambio, y volver a comprar al valor oficial.

Hacer el "rulo" dejaría una pequeña diferencia
Hacer el “rulo” dejaría una pequeña diferencia Fuente: Archivo

“Con el límite de US$200 por mes y el parking, esto ya se desactivó. Supongamos que hay una brecha del 20% entre MEP y oficial: eso da US$40. Es una diferencia chica, por lo que hacer toda esta operatoria sería prácticamente irrisorio”, detalla el analista financiero Christian Buteler. Sería un “rulito”.

Antes, con el límite más laxo de US$10.000, había más margen para hacer un ” rulo” sustancioso y aprovechar las brechas, aunque luego el “parking” o estacionamiento de cinco días que dispuso el Banco Central a los pocos días del primer cepo limitó las posibilidades porque aumentó el riesgo de perder con las variaciones del tipo de cambio en ese lapso.

Fuente: La Nación

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here