A tres meses del inicio de la cuarentena volvieron los matrimonios en Tucumán. El primer casamiento posconfinamiento de la provincia transcurrió bajo un estricto respeto por el distanciamiento social, incluso entre los novios, y en una sala del Registro Civil con pocas personas, todas con barbijo. Sin embargo, gracias al esfuerzo de las autoridades de la institución, hubo varios invitados que se conectaron por Zoom para estar presentes por medio de una pantalla gigante y no dejaron pasar uno de los momentos más importantes en la vida de sus seres queridos.

“Quisimos darle un detalle más humanizado a una ceremonia tan importante como esta”, comentó la ministra de Gobierno, Carolina Vargas Aignasse en diálogo con el diario La Gaceta.

Después de tres meses sin casamientos, el tucumano Juan Quinteros y la alemana Katherina Mutzkau se convirtieron, mediante una ceremonia atípica por el contexto de la pandemia, en el primer matrimonio poscuarentena de la provincia. La pareja, que se conoció hace 14 años en un concierto en el teatro Alberdi, pudo casarse después de superar diversos obstáculos.“Estamos muy felices.

“Esperamos mucho este momento. Se dio en las circunstancias más extrañas posibles, pero no lo podíamos postergar más”, dijo la flamante esposa, tratando de contener la emoción.

Ceremonia

casamiento2

Usando un vestido verde y un chal a juego, Katherina intercambiaba entre el alemán y el español para saludar a amigos y familiares por medio de la pantalla. Juan casi no hablaba; esperaba ansioso el momento de dar el “sí”. Mientras aguardaban que terminaran de sumarse todos los invitados, una amiga de la novia interpretó la marcha nupcial con su flauta traversa desde Alemania.

Cuando se acercaba el momento del intercambio de alianzas, la subjefa de Matrimonios del Registro Civil les permitió a los novios sacarse el barbijo para mirarse cara a cara y dirigirse algunas “palabras de amor”. Minutos después, cuando dieron el sí y estando ya sin barbijo, los cónyuges no esperaron el “puede besar a la novia” para acercarse y sellar su alianza con un beso.

Entre aplausos, algunas lágrimas y una nueva melodía de la flauta traversa, la pareja se despidió de los invitados y concluyó el acto nupcial./ LaGaceta

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here