El Observatorio de la Deuda Social de la UCA dio a conocer que la pobreza aumentó en 4 millones de personas y la indigencia sumó un millón más durante el segundo trimestre de 2020.

Además, se perdieron 950.000 puestos de trabajo y se duplicó la cantidad de personas que pasan hambre, en un porcentaje que va del 7,5% al 14%.

Según la UCA, la indigencia escaló de 3 a 4 millones aproximadamente y la pobreza escaló de 14,5 a 18,5 millones de personas. “En materia de indigencia, según microdatos del Indec correspondientes al 4° trimestre de 2019, la tasa de indigencia urbana afectaba al 8,7% de la población y el porcentaje de personas por debajo de la línea de pobreza era de 38,4%”, señalaron desde el roganismo.

Y agregaron: “Según estimaciones del Observatorio de la Deuda Social, con base en simulaciones con datos del INDEC, la pobreza en la Argentina habría llegado al 44,7% de población en el segundo trimestre de 2020, mientras que la indigencia habría subido al 10,3%”.

Por otro lado, Unicef Argentina proyecta que, a fines de 2020, el 62,9% de los chicos del país será pobre.

En agosto, la Canasta Básica Alimentaria marcó que un adulto necesitaba $ 6081 para no ser indigente, y $14,717 para no caer en la pobreza.

Por otra parte, los datos de Unicef Argentina tampoco son alentadores, ya que estiman que la pobreza infantil en el país  pasaría de 7 a 8,3 millones a fin de año por el impacto de la pandemia de coronavirus. Sin ir más lejos, en diciembre prevén que el porcentaje de niños y niñas pobres llegue al 62,9%.

Esto representa un incremento de casi 5 puntos respecto de los niveles de pobreza infantil estimados en mayo pasado, cuando se registró que este porcentaje podría llegar a escalar al 58,6%.

En este contexto, la Dirección General de Estadística y Censos de CABA estimó que en junio quedaron afectados por el costo de la canasta básica 26,1% de los hogares y 33,6% de los residentes en la jurisdicción; afectó a 482 mil personas en el primer caso y a 1.032.000 en el segundo.

El informe de la Dirección Dirección General de Estadística y Censos de CABA que este período, signado por la fuerte caída en la ocupación y la reducción del ingreso real, resulta en un “empeoramiento en la situación social de la población de la Ciudad. Unas 323.000 personas pierden su ocupación –la mayoría pasando a la inactividad–, el desempleo trepa al 14,7% con 221.000 personas desocupadas, y aquellos que conservan su ocupación ven caer sus ingresos reales (la variación de precios alcanza casi el 40%) e incluso muchas veces, también los nominales. En particular, dentro del menguado conjunto de ocupados, se produce un aumento significativo de los que no perciben ingreso (alcanzando las 63.000 personas)”.

Fuente Big Band News

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí