“Esto no iba a parar, íbamos a seguir”, fueron las primeras palabras de Amalia Ojeda, la mamá de Milagros Avellaneda y abuela de Benicio, tras la captura del prófugo Roberto Rejas, que hoy fue detenido en un camping de Cabra Corral, en Salta.

“Este 28 se van a cumplir cinco años de la desaparición y muerte de Benicio y de Milagros, y en memoria de ellos vamos a concentrar fuertemente: no sé en qué lugar todavía, pero lo vamos a hacer”, afirmó en declaraciones a Radio Contacto tras la detención del condenado a perpetua por el crimen y desaparición de su hija y su nieto.

Sin ocultar su emoción, Amalia aseguró: “Mi lucha no fue en vano, la lucha de la fiscal María del Carmen de Reuter investigando durante años no fue en vano, no podía ser que esta lucha sea tirada por la borda“. “Muy emocionante, se me fueron las lágrimas, lloré, me estoy quedando sin voz de nuevo otra vez”, admitió.

La madre de Milagros explicó cómo recibió la noticia: “Me habló mi abogada, me avisó ella”, y auguró que Rejas “cumpla como tiene que ser” su condena.

“Los vecinos como escucharán están con bombos, se están reuniendo para festejar. Ya veremos si mañana vamos a Tribunales”, adelantó, y exigió “que pague”.

“No quise leer nada, esto me tenía re mal. No puedo ni llorar, todo este tiempo he estado sin voz, fue muy duro. Estuve esta mañana con mi madre, fui a verla, ella me pedía que esté tranquila”, se sinceró, e hizo una revelación sorprendente.

“Los chicos de mi prima son camioneros todos, a ellos le habían comentado que andaba uno parecido a Rejas en Salta. Eran muchos los comentarios, que estaba acá, que estaba allá, no dije nada”, admitió.

fuente: el tucumano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí