El ex DT de Boca Juniors, Gustavo Alfaro, puso de manifiesto lo que significó para él ser entrenador del “xeneize” con una frase contundente: “al club llegué con 56 años y me fui con 82”.

Alfaro, que en algún momento había anunciado que a fin de 2019 se quería ir de Boca para “recuperar” su vida, también resaltó esta noche que en el club de la Ribera le “faltaron el respeto como a ningún otro entrenador en la historia de la institución. Seguramente será porque no tengo periodistas amigos”.

“Lo que pasa es que yo nunca hice lobby para dirigir en ningún lado y tampoco en Boca, porque al club llegué porque me convocó Nicolás Burdisso, que era el manager. En algún diario publicaron cosas que no eran ciertas y mi familia sufrió mucho”, argumentó.

El entrenador aseguró que el delantero Carlos Tevez lo “desilusionó” debido a que fue el futbolista que más respetó en su estadía como técnico de Boca y contó que, si bien le dijo que era “el último ídolo en actividad” le aclaró que “no le podía garantizar la titularidad”.

El jugador había dicho en diciembre pasado “Alfaro me faltó el respeto al no ponerme ante River” y Alfaro salió a responderle: “Me desilusionó, porque fue el jugador al que más respeté”.

“Le dije que era el último ídolo en actividad y que en este tiempo de reconstrucción era muy importante, pero que no le podía garantizar la titularidad”, manifestó en declaraciones televisivas.

Al ser consultado acerca del enojo de Tevez por su ausencia en el Superclásico, Alfaro fue contundente. “Él sabía que iba a ser suplente. Tengo los videos del entrenamiento previo y se ven los equipos. Para mí, faltar el respeto es otra cosa. Es hacer pública una charla que tuvimos en confianza”.

Luego comentó cómo cómo fue la despedida con el futbolista: “Nos dimos un abrazo y le agradecí por todo lo que había hecho a lo largo del año. Lo único que le pedí fue que sea feliz y tuviera una buena vida. Me dijo ´tranquilo mister, vamos a seguir haciendo muchas cosas juntos´”.

Alfaro se fue de Boca en diciembre pasado ya que el cambio de dirigencia en el club marcó el final de su ciclo y dirigió la mayoría de las fechas al Boca que terminó siendo campeón con Miguel Ángel Russo en el banco, pero dijo que no corresponde que le den “una medalla”.

Creo que no corresponde que me den una medalla. Que hayas ayudado o atribuido en un determinado momento no quiere decir que lo hayas terminado de conseguir. Ya con el reconocimiento que tuve de parte de Miguel, Tevez y otros jugadores, la conquista ya la tengo. No tengo necesidad de ninguna medalla”, expresó.

En tanto, el técnico le atribuyó gran parte de la responsabilidad de no continuar en Boca al entorno político y al respecto declaró: “A la bala de plata que me dio la vida en los últimos momentos de mi carrera la usé, pero no tuvo el efecto deseado porque la política se metió en el medio y no permitió que pudiera terminar de hacer mi trabajo“.

Alfaro llegó a Boca de la mano de Nicolás Burdisso, que era el director deportivo durante el mandato de Daniel Angelici, pero con el cambio dirigencial ambos se quedaron afuera: “Yo hubiese seguido trabajando siempre y cuando haya estado él. No por una cuestión de lealtad, sino por correspondencia”.

“Si me vino a buscar, yo por quedarme en un lugar no puedo prescindir del que me trajo. Además porque hizo un trabjo excelente”, añadió, a la vez que dijo que no tuvo siquiera la posibilidad de hablar con Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here