Llega la Navidad , llega el verano y con él, la posibilidad de estar al lado de la pileta, del mar, del lago o de un arroyo. Todos ellos tienen un denominador común: el agua, némesis de la electrónica que no esté debidamente protegida. Con esto en mente, te proponemos cinco categorías de productos para poner en el arbolito y, después, usar cerca del agua sin preocupaciones: son todos dispositivos resistentes al agua o sumergibles. No son los únicos: en los últimos años esta categoría creció muchísimo, por lo que no está de más aclarar cómo funciona esto.

ATM

En los relojes pulsera se suele indicar por ATM, o atmósferas (no confundir con ATR, que es otra cosa): es común que un reloj pulsera sea resistente a 5 ATM, que equivale a cinco veces la presión que tendría en la superficie del agua a nivel del mar. Una atmósfera equivale a unos 10 metros, pero la traducción no es directa: un reloj resistente a 5 ATM se puede sumergir 50 metros. si no se mueve; las brazadas ejercen presión también, y por eso a veces algunos relojes son sumergibles más de 20 metros pero no recomendados para nadar.

IP67 y 68

La otra forma de medir la amistad de un dispositivo con el agua es por su certificación, que puede ser IP67 o IP68. El primer número refiere a la protección contra el polvo; el 6 es el grado mayor. El segundo número describe la protección contra el agua. Así, si es IP67 debe soportar la inmersión completa a 1 metro de profundidad durante 30 minutos sin que entre agua; si es IP68 es más resistente, pero cuánto dependerá de lo que diga el fabricante.

Por lo general la electrónica de consumo es resistente al agua, pero no sumergible: un chapuzón no le hará mal, ni un baldazo de agua o un chorro que impacte en el equipo (incluso se pueden enjuagar); para ser sumergibles (para snorkeling, por ejemplo) suelen depender de alguna clase de compartimento estanco.

Teléfonos

Un Samsung Galaxy S8, resistente al agua
Un Samsung Galaxy S8, resistente al agua.

El Samsung Galaxy S8 ($ 18.000 sin línea) es uno de los tantos ejemplos de dispositivos resistentes al agua: es IP68, que en este caso significa que pueden estar media hora a 1,5 metros de profundidad sin que se filtre agua en su interior. Esto no permite usarlo bajo el agua (la pantalla sensible al tacto se confunde con el líquido), pero sí se puede aprovechar y usar junto al agua sin preocupación. Hay muchos otros teléfonos resistentes al agua, como el iPhone 8 (IP67; ya se vende en la Argentina), Google Pixel 2 (IP67), LG G6 (IP68, ya se vende en la Argentina) o Sony Xperia XZ1 (IP68, ya se vende en el país), entre muchos otros.

Parlantes

Un parlante sumergible de JBL
Un parlante sumergible de JBL.

Además del teléfono, un buen acompañante junto al agua son unos parlantes Bluetooth; los JBL Flip 4, por ejemplo, son parlantes inalámbricos con 16 Watts de potencia RMS, 12 horas de autonomía, protección IPX7. Lo mismo los Bose SoundLink Color II, con 8 horas de autonomía, los Logitech UE Boom 2, o el Philips Shoqbox recién presentado en el país, también con certificación IPX7 (1 metro bajo el agua por 30 minutos), entre muchos otros. Muchos de estos parlantes inalámbricos también permiten vincularse entre sí: dos parlantes inalámbricos permitirán una mayor amplitud estéreo.

Libros electrónicos

Un Kindle Oasis de Amazon
Un Kindle Oasis de Amazon.

Si la intención es leer, la versión 2017 del Kindle Oasis es la primera resistente al agua en la familia de lectores de libros electrónicos; está certificada como IPX8, que en este caso significa que sobrevive durante una hora a 2 metros de profundidad, lo que lo hace ideal para, por ejemplo, leer en una colchoneta inflable en el medio de una pileta. Existen alternativas, como el Kobo Aura H20 Edition (IPX8) o el Nook GlowLight Plus (IP67), aunque son más difíciles de conseguir en nuestro país, donde se venden los equipos de Eudeba y el flamante modelo de Noblex (que no es sumergible).

Relojes inteligentes

Un Garmin Swim
Un Garmin Swim.

Para quienes piensen en estar dentro del agua (y junto a ella en una reposera) hay varios relojes sumergibles, desde los especializados como el Garmin Swim ($ 4000 en promedio), pensado para nadadores y piletas de 17 metros o más de largo, y que es resistente a 50 metros de profundidad; o un smartwatch como el Casio WSD-F20X, sumergible 50 metros y con todas las funciones que trae Android Wear; el Apple Watch también está pensado para nadar como uso opcional (en los modelos de segunda o tercera generación; la serie 1 sólo es resistente a salpicaduras); pero aunque se puede usar para nadar -y de hecho mide brazadas y demás- Apple recomienda no usarlo para una profundidad mayor al de una pileta convencional, o actividades como esquí acuático que venzan sus defensas. Lo mismo puede decirse del Samsung Gear S2 o Gear S3, que tienen certificación IP68; el Gear Sport está certificado para 5 ATM, lo que lo habilita para ser usado para nadar en una pileta, pero no para bucear.

Auriculares

Los auriculares Sony NW-WS410 son sumergibles
Los auriculares Sony NW-WS410 son sumergibles.

Sony, por su parte, es una de las tantas compañías que ofrece auriculares con reproductor de MP3 incorporado (4 u 8 GB de almacenamiento interno), para usar bajo el agua (hasta 2 metros de profundidad durante media hora), como el NW-WS410 (2500 pesos), que incluso sobrevive al contacto con el agua salada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí